Pago y salario

Reparto de utilidades: dudas y preguntas frecuentes

May 31, 2021

Las utilidades son prestaciones obligatorias aplicadas en la Ley Federal del Trabajo (LFT). Este instrumento legal establece el derecho de los trabajadores a participar en el reparto de las utilidades de la empresa. Sin embargo, existen ciertas excepciones que conviene conocer.

Quiénes tienen derecho a recibir utilidades

Por regla general, todos los trabajadores tienen este derecho. Se considera trabajador a quien presta un servicio remunerado, de carácter personal y subordinado a otra persona física o moral. Quiere decir que incluso los trabajadores temporales y aquellos con contrato para obra determinada participan de las utilidades. La norma también engloba a los trabajadores eventuales. El único requisito es que hayan prestado sus servicios durante al menos 60 días. En el cómputo de los días laborales se incluirán todos aquellos que generen derecho al salario. En consecuencia, se contabilizan:

  • Los días de permiso por incapacidades temporales por riesgo de trabajo
  • Los períodos de permiso prenatal y posnatal
  • Las vacaciones, días festivos y descanso semanal

Por otra parte, los empleados de confianza deben recibir utilidades, pues no son parte de la directiva de la empresa.

Los trabajadores que prestan servicios a más de un patrón participan de las utilidades de cada uno de ellos. Tendrán derecho a la parte proporcional en función del tiempo trabajado.

Quiénes no participan en el reparto de utilidades

Considerando lo anterior, el artículo 127 de la LFT contempla algunas precisiones. Excluye, por ejemplo, a:

  • Los directores, administradores y gerentes generales de las empresas. También a los socios propietarios o copropietarios de la organización.
  • Tampoco participarán del reparto de utilidades los trabajadores que hayan prestado sus servicios por honorarios. En este sentido, se considera que no existe una relación de trabajo subordinado que de origen a este derecho. Los trabajadores por subcontratación podrán recibir utilidades a cargo de la firma que los ha contratado. Ahora bien, en caso de incumplimiento podrán ser reclamadas a la empresa receptora del servicio. Así lo determinó recientemente la Junta de Conciliación y Arbitraje, atendiendo al principio de la responsabilidad solidaria en la subcontratación de personal.
  • Finalmente, los trabajadores domésticos no disfrutarán de este beneficio, pues su empleador no es una entidad con fines de lucro.

¿Todas las empresas deben repartir utilidades?

La condición básica para que una empresa sea obligada a repartir utilidades, es la cantidad de sus rendimientos. Esto es, la renta gravable de acuerdo con lo dispuesto en la Ley del Impuesto sobre la renta (ISR). Actualmente se aplica a las que en el año fiscal hayan declarado utilidades de 300,000 pesos o más.

Excepciones

Además del criterio del importe de las ganancias, quedan exentas de la obligación de repartir utilidades con los trabajadores:

  • Las nuevas empresas, durante su primer año de operaciones. El plazo podrá ampliarse a dos años si la empresa se dedica a la elaboración de un producto nuevo. Las leyes de fomento de industrias nuevas son las responsables de determinar qué productos reciben la calificación de novedad.
  • Las industrias extractivas, mientras dure el periodo de exploración.
  • Las instituciones públicas descentralizadas, cuyos fines sean de índole cultural, asistencial o de beneficencia.
  • El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).
  • Las instituciones privadas sin propósitos de lucro dedicadas a actividades de asistencia humanitaria, que no designen beneficiarios de manera individual.

Aclaraciones pertinentes

En relación con las exclusiones mencionadas, se establecen las siguientes precisiones:

  • No son empresas de nueva creación las derivadas de actos de fusión, traspaso o cambio de denominación. Se refiere a las compañías que modifiquen su razón social o su nombre. En cualquiera de estas circunstancias, las empresas originarias deberán cumplir con el reparto de utilidades a sus trabajadores. Esto en virtud de que el inicio de sus operaciones fue anterior a las modificaciones.
  • Forman parte de las empresas todas sus plantas, sucursales, agencias o establecimientos de producción y distribución que declaren ISR conjuntamente. Si presentan una única declaración de impuestos, el reparto de utilidades tendrá en cuenta las ganancias globales. Es decir, no se harán los cálculos en función de los ingresos de cada unidad económica.
  • Utilidades de entidades sin fines de lucro, como asociaciones o sociedades civiles. Para determinar las ganancias se considerarán los ingresos provenientes de bienes o servicios que no constituyen su fuente de actividad principal. Igualmente se tomarán en consideración los servicios prestados a personas ajenas a la asociación. Si estos ingresos superan el 5 % de los ingresos totales, deberán repartirse las utilidades de esos conceptos entre sus trabajadores.
  • Las sociedades cooperativas que tengan personal asalariado deberán repartir utilidades con sus trabajadores. Toda persona que sin ser asociado mantenga una relación laboral tendrá derecho a participar del reparto de las utilidades obtenidas.

Cuál es el importe de las utilidades

Actualmente, las empresas están obligadas a repartir el 10 % de sus utilidades netas con sus trabajadores. La Comisión Nacional para la Participación de los Trabajadores en las Utilidades de las Empresas fija este porcentaje.

Para garantizar la transparencia, la empresa entrega a los representantes de los trabajadores una copia de la declaración fiscal. En este documento se constata si se han obtenido beneficios y cuál es su monto. Esta información es confidencial y los trabajadores no pueden poner en conocimiento de terceras personas esos datos.

Cómo se determina el monto a repartir

Una vez se ha establecido que la empresa tuvo beneficios y debe repartir utilidades se conforma una comisión mixta. En ella participan, con igual número de miembros, los representantes de los trabajadores y del patrón. Deben presentar un proyecto de reparto de utilidades, en el que se fijará la participación de cada trabajador. Si no llegan a un acuerdo en el plazo de 15 días, intervendrá la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS). El inspector de la STPS será el responsable de tomas la decisión final.

Vale señalar que, de haber utilidades no cobradas, correspondientes al ejercicio fiscal anterior, se incluirían en este reparto.

Cómo se calcula el importe de las utilidades de cada trabajador

El importe total de las utilidades se divide en dos partes iguales. La primera mitad se reparte entre el número total de trabajadores, conforme a los días trabajados. Es una porción igualitaria. El restante 50 % se distribuye proporcionalmente al salario del trabajador, durante el último año.

La base de reparto será el salario diario del trabajador, sin incluir primas, horas extra ni otros ingresos extraordinarios. Para estimar el salario de los trabajadores con retribución variable, se calculará el promedio de las percepciones del año.

Las utilidades de los trabajadores que prestan sus servicios a una única persona física no pueden exceder un mes de salario.

¿Cuándo se pagan las utilidades?

El empleador está obligado a repartir las utilidades en el plazo de 60 días, posteriores a la declaración del ISR. Las fechas de presentación del impuesto son:

  • Personas morales: a más tardar el 31 de marzo.
  • Personas físicas: hasta el 30 de abril de 2021.

En consecuencia, si el empleador es una empresa, la fecha tope para repartir las utilidades es el 31 de mayo. Si el patrón es una persona física deberá pagarlas antes del 30 de junio.

Qué hacer si la empresa no reparte las utilidades

Los trabajadores tienen el derecho a exigir a sus empleadores el reparto de las utilidades que correspondan. Si estos se negaran o no efectuaran el pago, podría intervenir la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo. Este organismo presta asesoría a los trabajadores y puede proponer la actuación de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje. La Procuraduría de la Defensa del Trabajo puede ofrecer asistencia legal gratuita a los trabajadores si estos no tuvieran abogado.

Consecuencias del incumplimiento del pago de utilidades

Puede acarrear sanciones económicas para las empresas. El importe de las multas oscila entre 50 y 5 mil veces el valor de la Unidad de Medida y Actualización (UMA). Dado que hoy en día el valor de la UMA es 89.62 pesos, la sanción es de 4,481 a 448,100 pesos.

Por último, es importante destacar que, aunque los derechos laborales son irrenunciables, la prestación de reparto de utilidades prescribe. Los trabajadores tienen un plazo de 12 meses para ejercer cualquier acción contra la empresa. Transcurrido este lapso se habrá perdido el derecho a percibirlas. Esta vigencia aplica tanto para el cobro de las utilidades completas como para la reclamación por pagos parciales. El periodo de reclamación se contabiliza a partir del día siguiente a la fecha límite de pago. Es decir, el 1 de junio si el empleador es una persona moral, o el 1 de julio si es persona física.

Para cualquier información adicional, la Profedet pone a disposición de los trabajadores el número de teléfono 01800 911 7877. También se pueden contactar por email, en la siguiente dirección: orientacionprofedet@stps.gob.mx.

Relacionado

Ver más 

Qué tipos de prestaciones laborales hay en México

Hay dos tipos de prestaciones laborales: las de ley y las superiores. Las primeras son obligatorias mientras que las segundas son bonificaciones adicionales.

Cuáles son las prestaciones de ley en México

Las prestaciones de ley son beneficios de carácter obligatorio que las empresas deben otorgar a sus trabajadores. Están contenidos en la ley Federal del Trabajo.