Entrevistas

Cómo prepararse para un examen psicométrico laboral: 12 consejos

May 27, 2021

En algunas ofertas de trabajo se te pedirá que realices un examen psicométrico aparte de tus datos, experiencia y formación. Al ser llamado a una entrevista, el empleador te preguntará sobre estos datos y la información que contiene tu CV.

No obstante, un examen psicométrico se realizará para evaluar tu personalidad, tu resiliencia o la forma de afrentar diversas situaciones que pueden aparecer en cualquier momento de tu nuevo empleo.

¿Para qué sirve exactamente un examen psicométrico?

Un examen psicométrico permite a las empresas realizar una aproximación y valoración de tus habilidades cognitivas, tu conducta y comportamiento necesarios para el puesto vacante. El objetivo es confirmar si el candidato está a la par de la cultura organizacional de la empresa y de las demandas de la oferta de trabajo.

Mediante esta prueba, los técnicos de selección de aseguran que las cualidades que se aseguran tener tanto en el CV como en la entrevista son realmente las que se reflejan en los resultados.

El examen psicométrico puede medir la siguiente información de un candidato:

  • Nivel de inteligencia
  • Aptitudes numéricas
  • Aptitudes mecánicas
  • Razonamiento lógico
  • Razonamiento verbal
  • Características de la personalidad
  • Capacidad de trabajo en equipo
  • Capacidad para la resolución de problemas

Cómo prepararse para un exámen psicométrico

Por lo tanto, es preciso consultar los siguientes consejos para poder prepararse de manera óptima porque puede suponer la diferencia entre conseguir tu nuevo empleo o seguir buscando.

Practica con pruebas en línea

La mayoría de los exámenes psicométricos se realizan en línea y con tu computadora, por lo que deberías buscar aquellas que más se parezcan al tipo de prueba que te vas a encontrar en el proceso de selección.

Esta es la manera más rápida y sencilla de ver cómo puede ser un examen psicométrico real. Algunas de estas pruebas harán la dinámica como un pequeño juego para comprobar ciertas habilidades tuyas, y otras serán preguntas de elección múltiple. Sea como sea, infórmate de cuáles son las más comunes para tu sector o cuáles son aquellas que la empresa suele realizar a sus candidatos, si es que esta información se encuentra disponible.

Si sabes que el proceso de selección tiene pruebas como estas, insiste y practica hasta aprenderlas bien. No son una mera formalidad; es necesario hacerlas lo mejor posible.

Identifica tus debilidades y trabaja en ellas

Si realizas estas prácticas en línea, te darás cuenta de que hay áreas que se te dan mejor y otras que se te dan peor. Identifica aquellas en las que necesitas una mejora notable y practica las pruebas que te permitan mejorar en ellas.

Una recomendación sería comprender por qué estás fallando más en estas áreas que en otras. ¿Tienes problemas con las matemáticas o los números en general? ¿Quizás se te dificultan las pruebas de texto complejo? Esta también es una buena manera de entender aquellas aptitudes que necesitas mejorar en la vida tanto profesional como personal, y te permitirá conocerte mejor a ti mismo.

Familiarízate con nuevas lecturas

Muchas de las pruebas pueden estar relacionadas con la comprensión verbal y de textos complejos que están fuera de tu círculo de lectura habitual.

Perfecciona tu preparación y tus habilidades de comprensión de lectura leyendo nueva información de fuentes desconocidas para ti. Abre nuevos periódicos en internet, consulta investigaciones académicas de materias de las que te interese aprender o lee un libro con material de divulgación.

El objetivo es salir de tu zona de confort para poder adquirir mejor y más amplio vocabulario y comprender textos más complejos de los que estás habituado a leer.

Investiga a la empresa

Hay muchísimos tipos de exámenes psicométricos y es imposible abarcarlos todos. Para filtrar tu práctica, necesitas investigar a la empresa y averiguar qué tipo de pruebas realizan. En algunas ocasiones, te lo harán saber en el mismo proceso de selección, pero en otras, no tendrás información tan directa y será preciso consultar su página web u otras fuentes para descubrirlo.

Una vez que lo sepas, pasa más tiempo realizando las pruebas que son más comunes para la empresa y repítelas hasta tenerlas claras. Sin embargo, no dejes de practicar otras que, de algún modo u otro, entiendas que es posible que aparezcan, aunque no hayan sido especificadas.

Interioriza lo que el empleador está buscando

No consideres los exámenes psicométricos como una prueba más. Debes entender a la perfección que estas pruebas se realizan por un motivo muy específico que cuesta dinero a la empresa.

Antes de realizar un plan para hacerlos con éxito, necesitas asimilar las aptitudes exactas de la oferta de trabajo, los conocimientos que se piden, los retos que presenta y lo que el empleador espera del nuevo trabajador. Si consideras que las aptitudes exigidas no se relacionan con las tuyas, quizás es buena idea hacer autorreflexión sobre qué es lo que estás buscando y si esta oferta de trabajo es para ti. Es posible que de esta manera puedas realizar los cambios en tu carrera que te permitirán llegar al lugar que verdaderamente deseas estar.

Crea un entorno tranquilo y revisa tu tecnología

El primer paso es desconectarse de tu teléfono móvil para no ser interrumpido por ninguna notificación o llamada que dificulte o empeore los tiempos de las pruebas. Si tienes personas a tu alrededor, coméntales que vas a realizar una prueba importante y que no puedes ser molestado, tanto por ruidos o porque requieran de tu presencia.

Una vez tengas tranquilidad absoluta, revisa que tu tecnología funciona correctamente: que tu sistema operativo funcione con la rapidez necesaria, que tu conexión a internet sea estable y que el ratón y teclado cuenten con baterías y no presenten problemas de funcionamiento.

Pide retroalimentación

Es posible que hayas realizado un examen psicométrico anteriormente. Si no lograste pasar a la siguiente etapa, no te olvides de pedir comentarios o retroalimentación, es decir, recibir una explicación detallada de por qué fallaste. Algunas veces, puede ser que simplemente no lo hiciste dentro de los tiempos exigidos. En otras, quizás realizaste malinterpretaciones del texto.

Al igual que en cualquier otro examen, tener esta información te ayudará a no repetir los mismos errores en el futuro y tendrás claro qué pruebas tienes que practicar más para la siguiente vez.

Ignora los pensamientos negativos

Aunque los pensamientos negativos como los siguientes deben ser evitados en todo momento:

  • Me desagradan los exámenes
  • Mis calificaciones siempre fueron malas en el colegio
  • Estas cosas me confunden
  • Mi memoria no es buena
  • No soy lo suficientemente bueno para este tipo de cosas
  • Soy muy lento para esto
  • Me cuesta enfocar la atención

La recomendación para evadirse de pensamientos negativos es observarlos sin ningún tipo de juicio y dejar que pasen. No te centres en ellos, pero tampoco te centres en intentar bloquearlos. Simplemente deja que desaparezcan.

Evita mentir y sé tú mismo

Las pruebas están diseñadas para encontrar contradicciones y discrepancias. Si mientes. Nunca mientas en un examen psicométrico porque, pese a que consideres que una respuesta es más válida o correcta que otra, quizás estés haciendo el efecto contrario y acabes teniendo peor calificación y dañando tu credibilidad de cara a la empresa.

Al igual que en cualquier otra entrevista o proceso de selección, sé tú mismo. Es lo que mejor te servirá. En el caso de conseguir un trabajo de manera poco honesta, podrías estar involucrándote en una cultura empresarial que no es para ti, o en tareas que acabes odiando.

Lee bien las instrucciones

Esto puede sonar obvio, pero no quieres repetir los mismos errores que pudiste hacer en el pasado con exámenes normales. En repetidas ocasiones se falla por no saber leer bien la pregunta, interpretarla de manera diferente o lanzarte a por conclusiones precipitadas.

No des nada por hecho, lee la pregunta más de dos veces y compara tu respuesta con lo que se pide en ella. Si todo te parece correcto y tu respuesta es sincera, puedes estar seguro de pasar a la siguiente.

Cuida el tiempo

Numerosas pruebas están cronometradas y su tiempo de solución medido. Es por ese motivo que necesitas concentrarte, leer bien las preguntas y responder de la manera más honesta posible, sí, pero también necesitarás hacerlo en un tiempo que la empresa considere aceptable para ello.

Es posible que necesites priorizar algunas preguntas sobre otras. En tal caso, asegúrate de que esa sea la vía correcta y de que no estás dejando de lado preguntas que podrías responder exitosamente.

Confía en ti mismo

Es más fácil decirlo que hacerlo cuando te encuentras en un examen psicométrico exigente, pero no pierdes nada confiando en ti mismo. Es más, transmitir un mensaje de seguridad hacia tu propia persona, y confiar en que al menos aprenderás una valiosa lección, te permitirá tomar el examen con una mayor tranquilidad.

Y si fallas, no pasa nada. Significa que quizás ese trabajo no fuera para ti o que no es la empresa adecuada para tus aptitudes, que al final es el propósito de todo examen psicométrico. Para la siguiente ocasión habrás aprendido de las experiencias pasadas.

Relacionado

Ver más 

Cómo preparar un entrevista de trabajo en inglés

Las entrevistas de trabajo en inglés suelen requerir algo de preparación extra, más si no es tu primera lengua. Aprende algunos trucos para superarlas con éxito.

Entrevista de salida laboral: ejemplos de preguntas comunes

Las entrevistas no son siempre para contratar a alguien. Descubre las preguntas más comunes en una entrevista de salida laboral y cómo se pueden responder.