Desarrollo profesional

Diferentes tipos de motivación laboral para aumentar la productividad

May 31, 2021

Estar cómodo en el puesto de trabajo es un factor clave para gozar de una buena productividad. En este artículo repasaremos los tipos de motivación en detalle para incrementar la productividad en el puesto de trabajo.

Diferentes tipos de motivación

Existen dos tipos de motivación personal a la hora de enfocar tu empleo: interna o externa. El conocimiento de ambas y su potenciación te asegurará un aumento de la productividad que podrás aplicar en tu empresa.

Motivación interna

Tu capacidad de hacer cosas se ve impulsada por objetivos personales que te marcan y que aparecen de forma natural. Forman parte de este grupo aquellas cosas personales que te motivan como curiosidades, tu satisfacción personal desempeñando el trabajo, los posibles intereses que tengas o tus metas a largo plazo.

Motivación externa

Es aquella que se da de forma impuesta y que depende de factores que se escapan a tu control, como la presión social relacionada con tu puesto o la necesidad de conseguir el dinero para poder vivir. La motivación, en este caso, no es un medio sino un fin. Lo haces para conseguir algo necesario a pesar de que no estés totalmente de acuerdo.

Factores que influyen en la motivación y productividad

Por ello, reconocer cuáles son tus fuentes de motivación interna y potenciarlas resulta fundamental. Te sentirás más cómodo y tu productividad aumentará de forma natural y considerable. Es fundamental conocer los factores que influyen en tu motivación y que podrían afectar tu productividad, revísalos a continuación.

Trabajo

Para tener una buena productividad laboral debes sentir motivación con respecto a las tareas que desempeñas en tu puesto de trabajo. En algún momento de tu vida podrías llegar a sentir que tu trabajo no te da los suficientes retos. Es necesario estar en un puesto que te motive y te sientas realizado con el mismo. Lo primero que debes preguntarte, por tanto, es:

  • ¿Es este trabajo adecuado para mí?
  • ¿Disfruto viniendo a la oficina todos los días?
  • ¿Acaso me cuesta levantarme por las mañanas, dado que no me gusta lo que haré después?

Si la respuesta a estas preguntas es no, probablemente necesitas hacer algunos ajustes en tu puesto de trabajo. Deberás buscar salidas que solucionen la situación y cambien radicalmente tus estados de motivación. Buscar cambios que te incentiven a salir de la rutina y que representen retos que desees superar.

Una vez solucionado este problema, tu situación en el trabajo cambiará para bien, te sentirás más realizado y tu actividad laboral se verá gratamente empujada hacia una motivación que te ayude a la consecución de tus objetivos marcados. De esta forma habrás iniciado el cambio hacia la satisfacción laboral, podrás rendir más y estar más feliz contigo mismo.

Compatibilidad con los compañeros

Después de revisar que te encuentras en el puesto de trabajo adecuado, vienen la personalidad concreta de cada uno de tus compañeros de trabajo. Esto puede tener un impacto directo en la motivación y la productividad laboral. Puedes mejorarla con los siguientes consejos.

  • Comunicación personalizada con cada miembro. Esto te asegurará un buen funcionamiento del equipo y, al mismo tiempo, tus compañeros percibirán un trato personalizado que aumentará sus niveles de motivación grupal. Por tanto, la personalización en el enfoque motivacional resulta altamente importante.
  • Conocer tu motivación. Convendría pensar qué es lo que te motiva para entender que las personalidades son muy distintas y lo que puede motivarte a ti, muy probablemente no funcione para el resto de los integrantes del equipo. De esta manera, todo el mundo se sentirá identificado y la productividad en el trabajo aumentará de forma significativa.

Cómo combatir la desmotivación

Muchas veces puede tomar tiempo encontrar un puesto de trabajo en el que te sientas suficientemente realizado y satisfecho. Sin embargo, hay muchas formas de convertir esa desmotivación y transformarla poco a poco en una situación de motivación duradera a largo plazo. Los siguientes consejos te ayudarán a mejorar la motivación y productividad.

No entres en pánico

Todos tus compañeros pueden encontrar una motivación extra que les haga salir de esta situación para pasar a estados más productivos y de tranquilidad personal, incluso tú mismo. Lo único que debes hacer es tratar de averiguar dónde están los puntos débiles y transformarlos poco a poco y con constante esfuerzo para encauzarlo hacia posiciones de proactividad personal. No es difícil de conseguir, pero requerirá de tu parte un ejercicio extra de introspección, compromiso y cambio.

Participa más

La participación activa en las decisiones de la empresa, el desarrollo del sentimiento de identidad y una mayor apertura a compartir experiencias con tus compañeros de equipo podrán impulsar la motivación. Al sentirte partícipe, en parte, del rumbo que está tomando la compañía, el trabajo que desempeñas en ella lo realizarás de una manera más consciente y natural.

Aprende de los demás

El hecho de unir personalidades muy diferentes en una empresa puede hacer que los diversos perfiles en la compañía sean capaces de sumar en direcciones muy distintas y productivas a nivel laboral. Esto supone un ambiente perfecto para aprender de los demás y sumar a tus capacidades para seguir creciendo profesionalmente.

Encuentra tus motivaciones internas

Ante la falta de respuestas a preguntas como las siguientes: ¿qué me motiva?, ¿por qué no encuentro algo que me guste?, ¿es acaso relevante hacer algo que nos llene?, es mejor mantener la calma, ya que es algo muy común. En este punto, probablemente te encuentres influenciado por motivaciones únicamente externas que no te permiten disfrutar al máximo tu trabajo.

Aspectos como el qué dirán, la percepción social de tu empleo y factores externos probablemente estén siendo las principales fuente de motivación. Por tanto, es aquí cuando deberás potenciar la búsqueda de tus motivaciones internas y trabajarlas. Para que, además de cumplir con las necesidades que tengas, ya sean económicas o sociales, incluyas el factor disfrute en la ecuación laboral y potencies elementos como la satisfacción personal, tu curiosidad o los intereses personales que tengas de frente al futuro.

Tipos de motivación que tus jefes pueden ejercer en el trabajo

Como fórmula de iniciación para la creación de cambios en tu motivación, puedes echar un vistazo a los tipos de liderazgo que emplean tus superiores a la hora de dirigir equipos. Seguramente verás a tu equipo reflejado en alguna de ellas y te ayudará a verte en alguna de las categorías motivacionales que existen. Del mismo modo que existen diferentes tipos de motivación, existen diferentes tipos de personalidad, por lo que no a todo el mundo le funcionará con la misma formula.

Motivación por objetivos

Este tipo de liderazgo se centra en la consecución de objetivos individuales. Por tanto, la motivación individual dependerá de la obtención de dichos resultados para promocionar y ascender en la escalera laboral.

Motivación afín

Se caracteriza en la creación de grupos de colaboradores que reúnan más o menos los mismos gustos o actitudes. Está enfocado a la cooperación continua y el compañerismo y la camaradería juegan un papel importante.

Motivación de competencia

Aquí la diferencia reside en una búsqueda por ser bueno en algo. Se premia la calidad del trabajo y se promueve destacar en función de tus capacidades. Permite la creatividad, iniciativa y el hecho de que un colaborador destaque debido al gran conocimiento del área en el que trabaja.

Motivación de poder

Está guiada por la capacidad de aglutinar poder y cambiar situaciones que, desde un principio, estén mal concebidas. Las personas motivadas por el poder asumen riesgos que otras personas no tomarían. Cambian situaciones empresariales con objetivos bien marcados.

Motivación actitudinal

Este tipo de motivación se caracteriza por la manera de enfocar el futuro y la forma en la que reaccionan al pasado. Es la forma de sentir y ser percibidos, nuestra confianza e inseguridades y nuestra forma de enfocar la vida.

Motivación incentivada

Se trata de una motivación unidireccional en la que se premia las conductas acertadas de forma económica, con atribución de mayor responsabilidad u otro tipo de incentivo que motive al colaborador.

Motivación por miedo

Esta se lleva a cabo cuando un colaborador es reacio a desempeñar sus funciones de manera normal. Se dispone por el miedo y consigue sacar adelante el trabajo de forma casi inmediata. Sin embargo, debemos ser conscientes de que solo funcionará en el corto plazo, ya que prolongar esta táctica en el tiempo acabará por desmoralizar a los trabajadores.

Relacionado

Ver más 

Método Kaizen: qué es y cómo aplicarlo en el trabajo

El método Kaizen se define como mejora continua y su objetivo es buscar incrementar la productividad de las empresas a través de pequeños y constantes cambios.

¿Cuáles son las carreras mejor pagadas y con mayor proyección?

Averigua cuáles son las carreras mejor pagadas en México y las que tienen mejores tasas de ocupación. Conoce cuáles son las proyecciones del mercado laboral.