Retroalimentación laboral: importancia, consejos y ejemplos

Actualizado el 6 de agosto de 2023

Para que los colaboradores estén al tanto de su desempeño, la retroalimentación laboral debe formar parte de la cultura empresarial. Sentirse cómodos al pedir y recibir comentarios, incluso si estos no son positivos, es de gran utilidad para el crecimiento profesional y es una característica ineludible de un ambiente laboral sano. En cualquier espacio de trabajo es conveniente adoptar la retroalimentación como parte de la estrategia de mejora continua. En este artículo explicaremos qué es la retroalimentación, su importancia y cómo aplicarla para que sea positiva y útil.Relacionado: Liderazgo auténtico: definición y características
Empleos relacionados en Indeed
Empleos de medio tiempo
Ver más empleos en Indeed

Qué es la retroalimentación laboral

Con el objetivo de mejorar, la retroalimentación en el trabajo consiste en brindar comentarios a los colaboradores acerca de su desempeño, sus acciones y actitudes. Con esta retroalimentación se busca reconocer y mantener los aspectos positivos, y modificar o eliminar los negativos. Su objetivo no es juzgar o señalar a la persona, sino enfocarse en aquellos aspectos que se pueden mejorar. Relacionado: La comunicación en la empresa y sus ventajas actuales

Importancia de la retroalimentación en el trabajo

La retroalimentación no debe surgir solo al final de proyectos importantes o cuando se comete un error. Para lograr la mejora continua es importante que la retroalimentación sea parte integral de los equipos de trabajo. Los colaboradores deben asimilar esta práctica como una manera de crecer y perfeccionarse. Son muchos los beneficios de la retroalimentación, entre ellos:

Brinda a los colaboradores un sentido de propósito

El sentido de pertenencia es crucial para el compromiso y la satisfacción en el trabajo. A todos nos gusta ser parte importante de un grupo en el que se nos valora. En el contexto laboral, esto implica sentir que nuestro trabajo es crucial para lograr un objetivo común. Este sentido de propósito es lo que motiva a los colaboradores de una empresa a dar su mejor esfuerzo. La retroalimentación regular muestra a los empleados que son valorados y que su trabajo es relevante. Incluso la retroalimentación negativa bien planteada puede generar el deseo hacer mejor las cosas.Relacionado: Qué es el liderazgo ético, qué características tiene y cómo implementarlo

Permite aprender de los errores

Cuando los colaboradores no reciben ningún comentario de su trabajo, es natural que piensen que su esfuerzo pasa desapercibido. Los empleados hoy suelen ser ambiciosos, por lo que prefieren recibir retroalimentación negativa que les permita saber qué están haciendo mal a no recibir comentarios en absoluto. La retroalimentación les da la oportunidad de aprender de sus errores y de comprometerse a hacerlo mejor la próxima vez. Relacionado: Cómo reaccionar y aprender de tus errores en el trabajo

Ayuda a mejorar las relaciones de trabajo

Utilizar la retroalimentación como un ejercicio de comunicación entre pares evita que se generen conflictos personales. Los comentarios permiten expresar cualquier situación que genere molestia y encontrar formas de resolverlo. Afrontar pequeños desacuerdos evita que pequeños desacuerdos escalen hasta convertirse en problemas más grandes, los cuales pueden afectar el desempeño y la sana convivencia. Relacionado:

Clases de retroalimentación laboral

Es común la retroalimentación de los líderes hacia su equipo, pero también se puede dar en sentido inverso. Puede existir retroalimentación entre pares o de clientes hacia la empresa. Independientemente de quién emite y quién recibe el mensaje, existen distintos estilos para hacerlo. Conocerlos todos facilita poder elegir el más adecuado según el tipo de comentario que se desee hacer o la personalidad del receptor del mensaje.Relacionado: Habilidades comunicativas básicas para el trabajo

Retroalimentación de agradecimiento

Con este tipo de comentarios se demuestra que se valora el esfuerzo de quien lo recibe. Suele ser una fuente de motivación para la mayoría de las personas. Para que sea más efectiva, la retroalimentación de agradecimiento debe ser específica, en lugar de un genérico “buen trabajo” o "gracias por tu esfuerzo". Los detalles permiten que los comentarios se sientan más personales y le dan al receptor una buena razón para sentirse satisfecho. Ejemplo: Gracias por tu compromiso en el proyecto todo este tiempo, por entregar tu trabajo en la fecha acordada y cumplir con los parámetros de calidad. Sin tu valioso apoyo y el del resto de tus compañeros no hubiéramos podido alcanzar nuestras metas semestrales.

Retroalimentación de orientación

Este tipo de retroalimentación no se limita a señalar aspectos que podrían mejorar, sino que brinda sugerencias de cómo hacerlo. Cuando se acompaña de comentarios de agradecimiento, la retroalimentación de orientación resulta bastante positiva. Además, deja abierta la oportunidad de hacer preguntas para aclarar cualquier duda, y así, la retroalimentación continúe. Por ejemplo: Gracias por tu valiosa participación, apreciamos las horas que dedicaste a atender a nuestros prospectos en el stand de expositores con tan buena actitud; nos encantaría que formaras parte del equipo en el evento de marzo. Para hacer tu trabajo más sencillo la próxima vez y para que podamos atraer a más personas, te sugiero que... Relacionado: Qué es la orientación profesional

Retroalimentación de aliento

Los comentarios de aliento son muy importantes para elevar la moral cuando alguien atraviesa por dificultades. También pueden aplicarse cuando alguien debe hacer algo completamente nuevo. La retroalimentación de aliento eleva la moral y demuestra el apoyo de quien la emite. Por ejemplo: Estamos convencidos que harás un excelente trabajo de campo, tienes todas las habilidades que se necesitan para lograrlo.

Retroalimentación de alerta

Este tipo de retroalimentación es la más delicada, ya que aborda comportamientos o desempeño negativo. La retroalimentación de alerta, a menos que se trate de una situación inaceptable, no debe usarse para castigar o culpar, sino para brindar pautas claras y específicas sobre lo que se espera del colaborador y para discutir posibles soluciones. Por ejemplo: Los objetivos individuales de cada colaborador están directamente relacionados con las metas organizacionales. En los últimos dos períodos no haz alcanzado tu cuota mensual, por lo tanto, es importante que analicemos por qué sucedió y qué cambios podemos hacer para asegurarnos de que tengas éxito de ahora en adelante. Relacionados:
Subir tu CV a Indeed
Permite que las empresas te encuentren cuando creas un CV Indeed

Consejos para brindar retroalimentación laboral

La retroalimentación positiva sirve para reconocer el esfuerzo, felicitar y agradecer, además de motivar a los colaboradores a continuar con el buen trabajo. En caso de que debas dar retroalimentación negativa, es importante que tomes en cuenta ciertos aspectos para que se cumpla su objetivo de mejora:

Actuar con rapidez, pero no improvisadamente

Para que la retroalimentación tenga mayor efecto en quien la recibe es importante no dejar pasar demasiado tiempo. Pero si te encuentras molesto es mejor esperar un poco y hacer comentarios una vez que se calmen los ánimos. Siempre es importante preparar bien lo que vas a decir, sin olvidar las mejores prácticas para dar retroalimentación, por ejemplo, enfocarte en la acción, no en la persona.

Sé específico y utiliza ejemplos

Es difícil mejorar cuando se reciben comentarios vagos donde no queda muy claro cuál es el problema. Por ejemplo, si dices a un colaborador que sus habilidades interpersonales dejan mucho que desear, no le estarás indicando qué aspecto de su trato con las personas es el que debería cambiar. Es importante aclarar cuál es el problema específicamente y dar algunos ejemplos donde esa actitud haya sido evidente.Relacionado: Técnicas para un trabajo en equipo efectivo

Evita el lenguaje negativo

Evita el uso de frases negativas, por ejemplo: "No deberías...", "No es correcto...", "Esta mal que...". Es normal que este tipo de comentarios ponga a las personas a la defensiva y se cierren a la posibilidad de diálogo. Los comentarios negativos pueden realizarse con un llamado a la acción o una sugerencia, por ejemplo: "Probablemente podrías intentar...", "Tal vez sería mejor si...", "¿Has considerado hacerlo de esta manera?". Relacionado: Habilidades interpersonales en el trabajo
Compartir:
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Facebook
  • Email
¿Te resultó útil este artículo?

Artículos relacionados

Qué es el mentoring empresarial

Explorar más artículos