Qué es una crítica constructiva y cómo hacerla (con ejemplos)

Actualizado el 26 de diciembre de 2022

Seguramente has escuchado que si no tienes nada bueno que decir, es mejor no decir nada. Sin embargo, cuando comprendes qué es una crítica constructiva y cómo funciona, sabes que no se trata de herir o molestar. Existe una gran diferencia entre un comentario mal intencionado, que no aporta nada, y una crítica constructiva, que brinda herramientas para mejorar.En este artículo vamos a hablar sobre qué es una crítica constructiva, cómo hacerla y te daremos algunos ejemplos. Además, compartiremos algunos consejos para dar opiniones útiles y positivas, y descubriremos sus objetivos.
Empleos relacionados en Indeed
Empleos de medio tiempo
Ver más empleos en Indeed

Qué es la crítica constructiva

La crítica constructiva es una retroalimentación clara y objetiva, con recomendaciones específicas y fáciles de poner en práctica, que permiten corregir los puntos débiles. En el trabajo, la crítica constructiva puede ser parte de una estrategia de mejora continua para que los empleados alcancen sus metas laborales y crezcan profesionalmente. Al contrario de una crítica mal intencionada, en la crítica constructiva un colaborador obtiene información valiosa sobre su desempeño y la forma como puede cumplir con las expectativas de la empresa. También abre la comunicación para que haga preguntas, solicite apoyo y brinde sus propios comentarios o ideas.Relacionado: Liderazgo auténtico: definición y características

Consejos para hacer críticas constructivas y ejemplos

Quien recibe una retroalimentación positiva puede mirar su trabajo desde otra perspectiva, descubriendo cosas que posiblemente había pasado por alto. La función de la crítica constructiva es brindar herramientas para mejorar y crecer. Pero para que logre cumplir su objetivo y no se tome de manera negativa, es importante tomar una actitud positiva y considerar lo siguiente:

Enfócate en la situación, no en la persona

La crítica debe ir dirigida hacia la acción o el comportamiento, no a la persona. Adopta una actitud sin prejuicios una comunicación interpersonal efectiva en el trabajo. Habla en general sobre "el proyecto", "los números", "la productividad", en lugar de señalar "tu proyecto", "tus números", "tu productividad". Para logar esto, puedes escribir aquellos elementos o acciones que te gustaría abordar y a partir de ellos hacer tu crítica. Ejemplo:
La presentación salió bien, sin embargo, creo que el esquema del plan hubiera sido más claro con algunos ejemplos concretos de las estrategias que utilizaremos para agilizar la producción. Procuremos incluirlos la próxima vez.
En este caso no se está criticando a la persona que hizo la presentación, sino a la presentación en sí.

Enfatiza el mensaje a partir de tu punto de vista

Aplica tus habilidades interpersonales en el trabajo. Utiliza palabras como "pienso", "siento", "opino" o "sugiero", suavizan el mensaje mientras refuerzan que se trata de tu punto de vista. Esto ayuda a generar confianza y facilitar la comunicación. Ejemplo:
Me gustó mucho tu idea para la campaña del lanzamiento del producto, sin embargo, pienso que haciendo el mensaje menos formal o modificando las gráficas se podría llamar la atención de las audiencias más jóvenes, considerando que son una parte importante del mercado.

Brinda elogios específicos

Ofrecer elogios con frecuencia es importante para elevar la moral del equipo. En lugar de los lugares comunes o frases generales como "buen trabajo" o "estamos satisfechos contigo", procura que estos elogios sean específicos, de esta manera los empleados podrán mantener el desempeño en las tareas que saben que realizan bien y enfocarse en superar sus puntos débiles. Como consejo, procura brindar dos elogios por cada crítica que realices. Para hacer esto conviene optar por un liderazgo inclusivo y utilizar el "método sándwich", que consiste en colocar el comentario constructivo entre dos elogios: En primer lugar, se señalan las fortalezas de la persona; posteriormente se mencionan los puntos a mejorar, para concluir con otra nota positiva o elogio. Ejemplo:
Tus discursos siempre están muy bien escritos y estructurados. A pesar de que tu mensaje fue muy claro, pienso que podrías tener mayor impacto si proyectaras más entusiasmo al hablar y enfatizaras más puntos clave. Sin embargo, debo decir que tu seguridad en el escenario es asombrosa.
Relacionado: Técnicas para un trabajo en equipo efectivo

Explica el impacto de la acción

En una crítica constructiva no es suficiente con mencionar la situación y pedir que se corrija. Es importante detallar las consecuencias de cada acción. Solamente así la persona que recibe el comentario podrá entender los alcances de sus comportamientos y decidirse a hacer lo posible por mejorar. Recuerda que para que una crítica sea bien aceptada es importante empatizar primero. Ejemplo:
Entiendo que para ti es frustrante tener que asumir mayores responsabilidades sin obtener algún beneficio extra. Sin embargo, creo que sería más conveniente para todos que me comuniques tus inquietudes directamente, en lugar de dirigirte a tus compañeros. Esto solo genera negatividad, no permite que obtengas ninguna respuesta y nos impide trabajar en una solución.

Brinda comentarios accionables

La retroalimentación efectiva debe contener indicaciones claras de cómo mejorar el desempeño, la productividad o la mejora de habilidades. Después de mencionar la situación es importante discutir un plan de acción que pueda llevarse a cabo de inmediato. Según la situación es posible que no se diga específicamente qué camino tomar, pero se debe dar una pista de lo que se espera que se haga a continuación. Ejemplo:
Los errores en las últimas semanas se han reducido considerablemente, sin embargo, la productividad ha disminuido. Comprendo que ha sido complicado adaptarse a los nuevos sistemas. Sugiero que revisen a fondo las guías de usuario que se les entregaron para que logren obtener el mayor provecho de estas herramientas. Recuerden que el objetivo es mejorar la calidad, pero también agilizar los procesos.

Haz críticas constructivas en forma de conversación

Un factor que hace a la crítica constructiva tan valiosa es que genera una comunicación de ida y vuelta. Esta es una de las razones por las que los comentarios deben hacerse desde tu perspectiva (como lo mencionamos en el punto número 2), para dar el formato de conversación, y así, invitar a la otra persona a expresar su punto de vista. También es importante que, una vez hecha la observación, se le hagan preguntas sobre qué opina o cómo se siente al respecto. Ejemplo:
Me parece que en el último proyecto tu trabajo no reflejó la calidad acostumbrada. ¿Qué opinas? ¿Hay alguna razón por la que no hayas logrado enfocarte?

Haz los comentarios de manera oportuna

Para que una crítica constructiva sea eficaz esta debe hacerse lo más pronto posible una vez ocurrida la acción. De esta manera, estará fresca en la mente de quien la recibe. Si esperas demasiado tus comentarios podrían no tener el mismo impacto. Cabe resaltar, sin embargo, que tampoco deberías hacer una crítica cuando sientes que la acción te ha afectado, ya que podrías llegar a decir cosas que no se consideran constructivas. En este caso, es mejor dejar pasar un día o dos hasta que te tranquilices y pienses la manera más adecuada de abordar el problema. Ejemplo:
Quería dar seguimiento a tu presentación del viernes pasado. Me pareció que tus diapositivas fueron claras y el contenido bien estructurado, pero creo que hubiera sido conveniente dejar más tiempo para preguntas y respuestas. La próxima vez podrías enviar a los asistentes un material de lectura con los antecedentes, y así, ahorrarte las primeras diapositivas.
Compartir:
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Facebook
  • Email
¿Te resultó útil este artículo?

Artículos relacionados

Cómo mejorar tus habilidades de comunicación en el trabajo

Explorar más artículos