Desarrollo profesional

Objetivos profesionales: un mapa en su plan de carrera

September 8, 2020

Los objetivos profesionales son la hoja de ruta que guiará tu ascenso profesional. Marcan el camino que debes seguir desde tu situación actual hasta el futuro que deseas. Estos deben ser específicos, alcanzables y cuantificables. Recuerda que no se trata de formular buenos deseos, sino de definir pasos y acciones concretas para alcanzar tus metas.

Objetivos personales y profesionales

De igual forma, procura que los objetivos profesionales planteados estén en sintonía con tu identidad personal. El ser humano es integral y sus creencias y hábitos tienen impacto en todos los aspectos de su vida. Si alguna característica de tu personalidad es una traba para tu desarrollo profesional, comienza por identificar lo que te frena y modifícalo. Hay rasgos de la personalidad, como la timidez, que limitan las habilidades interpersonales. Esto puede tener un impacto directo en el avance de tu carrera. Debes procurar vencer estos obstáculos personales antes de formular objetivos que puedan ser fácilmente impedidos por ellos.

Cómo definir los objetivos profesionales

La formulación de los objetivos profesionales requiere un proceso reflexivo de autoconocimiento. Debes analizar qué conocimientos y habilidades posees para luego proyectar el contexto en el que pueden resultar compatibles. Asimismo, debes considerar cuáles son tus valores profesionales e intereses personales.

Conocimientos y habilidades

El primer punto es relativamente sencillo. Solo tienes que listar los conocimientos y habilidades adquiridos a través del estudio y la experiencia laboral. Esto incluye, también, otras actividades adicionales que hayan resultado enriquecedoras para tu formación laboral. Selecciona aquellas en las que destaques y proyéctalas en un entorno laboral. ¿En qué área crees que podrías aplicarlas?

Hay habilidades que se consideran transferibles, porque son conocimientos y destrezas transversales. Es decir, son aplicables en diferentes ámbitos de la vida. Hablamos, por ejemplo, de las habilidades sociales, de la creatividad o el talento gerencial.

Valores profesionales

Esto se refiere a los aspectos más apreciados por el trabajador en relación con sus condiciones laborales. Algunas personas valoran mucho la estabilidad laboral, mientras que otros pueden dar más importancia a la flexibilidad horaria. Conocer tu escala de prioridades te ayudará a identificar aquello que te brindará mayor bienestar.

Podemos agrupar los valores profesionales en cuatro grandes áreas:

  • Creatividad y desarrollo profesional: Engloba aspectos como la disposición a innovar, la independencia funcional o las facilidades para el desarrollo de la carrera.
  • Características y formas de trabajo: Incluye tanto los horarios y el tipo de trabajo como la manera de realizarlo. Es decir, si se trata de un trabajo independiente o en equipo, si es rutinario o qué tareas conlleva.
  • Empresa: Se relaciona con los valores y políticas de la organización. Por ejemplo, esquemas salariales, beneficios, programas de reciclaje o responsabilidad social.
  • Clima laboral: Depende de factores como el tamaño de la empresa, los modelos de gestión, la transparencia y las relaciones interpersonales

Intereses y personalidad

Los intereses y aficiones dicen mucho de tu carácter. Identifica las actividades que te hacen sentir bien y extrae de ellas el conjunto de características personales. Hay personas que prefieren los deportes en grupo y esto demostrará su capacidad de trabajo en equipo, mientras que otras prefieren las prácticas individuales, lo cual evidencia un carácter paciente y disciplinado. Un voluntario de un comedor social probablemente sea una persona empática y altruista.

Haz un listado de los rasgos de personalidad que crees que te describen. Nadie puede saber mejor que tu mismo si eres una persona optimista, si eres leal, competitivo u honesto. Tomar conciencia de tu autopercepción mejorará tu autoestima y te ayudará a reconocer habilidades que tal vez hayan pasado desapercibidas hasta el momento.

Conocimiento del puesto de trabajo

Ahora que ya sabes más sobre ti mismo, investiga acerca de las oportunidades laborales que mejor se adaptan a tu perfil. Fíjate en qué tipo de formación requieren, qué capacidades exigen y cuánta experiencia se necesita. Averigua también en qué consiste el trabajo, qué condiciones suelen ofrecer las empresas y qué avances profesionales tiene.

Toda esta información servirá para definir objetivos profesionales con una sólida base en la realidad y mayor utilidad. A su vez, también te permitirá conocer qué cualidades debes adquirir o mejorar para impulsar tu crecimiento profesional.

Ejemplos de objetivos profesionales

Comenzar a ponerlas sobre papel puede ser abrumador, por eso mencionamos algunos objetivos profesionales que te servirán de inspiración y te sugerimos formas de mejorar tus capacidades en ellos.

Nunca dejes de aprender

Actualizar y profundizar tus conocimientos mejorará tus capacidades profesionales. La formación continua te permitirá mantenerte al tanto de los últimos avances en tu especialidad. Además, indica que eres una persona responsable y curiosa y que te interesa optimizar tus capacidades. Todas estas son cualidades deseables y por lo tanto relevantes para un futuro empleador. Esta iniciativa funciona tanto si deseas cambiar de entorno laboral como si buscas una promoción.

Es importante que la certificación o título que obtengas sea de un centro reconocido. Hay muchos programas en línea, gratuitos y de pago, dirigidos a las diferentes industrias y niveles de formación. Asimismo, muchas instituciones ofrecen cursos presenciales en las noches para que puedas compaginarlos con tus horarios de trabajo.

Demuestra interés por otras áreas funcionales

Ofrécete a ayudar como voluntario en otros departamentos o diseña un programa de entrenamiento multifuncional con tu superior. Familiarizarse con las tareas de otras dependencias te brindará la posibilidad de tener una visión panorámica del negocio. Sabrás cómo se afectan mutuamente las operaciones de cada área y podrás proponer acciones de mejora en conjunto. De esta manera demuestras tu interés en la organización y tu disposición a trabajar en equipo, así como tu compromiso y flexibilidad.

Solicita retroalimentación

Los comentarios son una poderosa herramienta para el crecimiento profesional. Pide a tu supervisor inmediato y a compañeros del equipo, que realicen una crítica constructiva acerca de tu desempeño. Esto te permitirá comprender cómo eres percibido por los demás y podrán identificar tus áreas de oportunidad. Como beneficio adicional, esta acción demostrará tu capacidad de escuchar, tu madurez y voluntad de mejorar.

Usa métricas para evaluar tu rendimiento

Dicen que lo que no se mide no se puede mejorar. Las métricas se aplican a todas las áreas de una organización. Es importante cumplir con los objetivos a tiempo y en las condiciones establecidas. De lo contrario, podríamos incurrir en ineficiencias que impacten los costos, la operatividad y, en definitiva, el rendimiento de la empresa.

Es muy probable que tu evaluación de desempeño tenga criterios cuantitativos asociados. Puedes establecer metas de rendimiento para mejorar esos indicadores. Eso demostrará tu eficiencia, autonomía y capacidad de asumir retos. Además, lograr los objetivos genera satisfacción personal y podrás usarlo como argumento si aspiras a una promoción o solicitas un aumento.

Aspira a una promoción de carrera

Todos deseamos crecer profesionalmente, pero en ocasiones esperamos pasivamente a que esto suceda. Anímate a solicitar esa promoción que tanto quieres. Es un desafío que te hará salir de su zona de confort y te exigirá mucho. Antes de solicitarla, analiza cuáles han sido tus logros en la empresa y cómo han contribuido al buen rendimiento del conjunto de la organización. Liderazgo, compromiso y responsabilidad son algunas de las habilidades que se perciben cuando tomas las riendas de tu propio destino.

Mejora las habilidades para relacionarte

Mientras más amplias sean tus redes, más sólidos serán tu prestigio y posición laboral y mayores probabilidades tendrás de avanzar profesionalmente. Si bien las redes sociales tienen mucho alcance, vincularse cara a cara tiene su propio mérito. Procura interactuar con todos tus compañeros de trabajo, incluso colegas de otros departamentos. Asimismo, asistir a eventos profesionales te permitirá conocer personas con intereses afines a los tuyos y en diferentes momentos de tu carrera profesional.

Desarrolla tus habilidades de comunicación

Esta es una de las habilidades interpersonales más buscadas por los empleadores. Un buen comunicador procura que los mensajes sean recibidos y decodificados por sus destinatarios. Esto favorece el logro de objetivos y mejora el clima laboral. Recuerda que estas habilidades se refieren a todas las formas expresivas: lenguaje oral, escrito y comunicación no verbal.

Puedes, por ejemplo, asistir a clases de oratoria para aprender a manejar los nervios durante una presentación, tal vez podrías tomar clases de teatro o investigar sobre proxémica y gestualidad.

Trabaja en equipo

Participa activamente en todas las actividades de la empresa. Si formas parte de un equipo para un proyecto, toma la iniciativa y coordina las reuniones. Practica la escucha activa y argumenta tus opiniones sólidamente. Presta atención a tus colegas y ofrécete a ayudarlos si tienen dificultades.

Sigue el ritmo a las nuevas tecnologías

Las competencias digitales requieren una constante actualización. Aplica tu curiosidad e interés por la innovación e inscríbete a cursos que te ayuden a mejorar esas habilidades. Si tu empresa solicita voluntarios para aprender a manejar una nueva herramienta, ofrécete. Esto demuestra que eres adaptable y no le temes al cambio.

Comparte tus conocimientos

Gracias al internet podemos acceder a muchos contenidos, pero también podemos crearlos y compartirlos. Escribir un blog es una excelente manera de dar a conocer tus talentos. Además, podrás ayudar a otros a superarse. Una página web te permite interactuar con mucha gente y crear una red de contactos. Esto siempre es favorable para el desarrollo profesional. Aprovecha esa ventana digital y asegúrate de incluir tu dirección de correo u otras formas de contacto. No pierdas la oportunidad de agregar el enlace de la página en tu CV para que el reclutador o empleador pueda conocerte mejor.

Relacionado

Ver más 

Método Kaizen: qué es y cómo aplicarlo en el trabajo

El método Kaizen se define como mejora continua y su objetivo es buscar incrementar la productividad de las empresas a través de pequeños y constantes cambios.

¿Cuáles son las carreras mejor pagadas y con mayor proyección?

Averigua cuáles son las carreras mejor pagadas en México y las que tienen mejores tasas de ocupación. Conoce cuáles son las proyecciones del mercado laboral.