Cómo mejorar la concentración en el trabajo

Actualizado el 17 de diciembre de 2022

Saber cómo mejorar la concentración en el trabajo es quizá una de las habilidades más útiles que puedes adquirir para impulsar tu rendimiento laboral. Tener una buena concentración te facilita completar tus tareas en el tiempo establecido, hacerlas de una manera mucho más eficiente y minimizar tus errores. La calidad de tu trabajo es superior cuando logras poner toda tu atención en cada actividad que estás realizando, y esta calidad la notarás tú, tu equipo de trabajo y tus clientes.Si eres una persona que se distrae con facilidad, no te preocupes, pues la capacidad de concentración es una habilidad que puede ser desarrollada si la practicas constantemente. En este artículo, aprenderás algunas técnicas efectivas para mejorar tu concentración en el trabajo.
Empleos relacionados en Indeed
Empleos de medio tiempo
Ver más empleos en Indeed

¿Qué es la concentración?

La concentración está íntimamente relacionada con la capacidad de observación. En este caso, observar no se refiere únicamente a la acción de mirar, sino a poner la atención de todos tus sentidos en la situación presente. Esto te permite apreciar mejor los hechos, que son los fenómenos que puedes ver, tocar, escuchar, oler y degustar, y también las ideas, que son conceptos abstractos.La capacidad de observación es clave para pensar con claridad y es un hábito que puedes desarrollar cada día. Te ayuda a dirigir la mente hacia donde tú quieras, en lugar de dejar que divague y te arrastre con ella, que es lo que normalmente sucede cuando te distraes. A continuación, aprenderás cómo hacerlo.

¿Cómo mejorar la concentración en el trabajo?

Estas 5 técnicas comprenden una serie de hábitos que te ayudarán a entrenar tu mente para concentrarte en la tarea que estás realizando:

1. Concéntrate en un objeto

Este es un primer ejercicio de concentración para entrenar a tu cerebro. Solo necesitas un cronómetro o temporizador y un objeto que tengas en tu lugar de trabajo:
  1. Usa el temporizador de tu celular y prográmalo por 2 minutos.
  2. Elige un objeto cualquiera que tengas en la oficina y obsérvalo por ese intervalo de tiempo.
Mientras dura el ejercicio, se te presentarán otros pensamientos. No les prestes atención; simplemente identifícalos y déjalos pasar, como pasan las nubes en el cielo. Concéntrate en tu objeto.Imagina que has elegido unas tijeras. Obsérvalas fijamente y escudriña todos sus detalles: el color, la forma, las texturas, las marcas que tiene en el metal. Cada vez que te distraigas, vuelve a fijarte en las tijeras hasta que suene la alarma de tu temporizador. Haz este ejercicio diariamente y en pocas semanas notarás que tu concentración ha mejorado.

2. Prémiate al terminar cada tarea

Busca algo que te motive, como una actividad o algo de comer o beber: salir a caminar, ir por un café especial, tomar un bocadillo, mirar un video corto que morías por ver o jugar el videojuego que tenías pendiente. Solamente puedes obtener este premio al terminar la tarea que estás realizando.Así, cada vez que te sientas cansado o tengas la tentación de abrir un sitio de internet o de revisar tus redes sociales, recuerda tu recompensa. Eso te motivará a completar la tarea más pronto.

3. Ten un ancla

Escoge algún objeto que te sirva como recordatorio para volver a concentrarte en la tarea que estás realizando. Puede ser un adorno en tu escritorio o algún accesorio que lleves puesto. Es importante que siempre sea el mismo para que tu cerebro lo asocie con la acción de la concentración. Si encontrar un objeto no es suficiente, puedes sustituirlo por una acción, como tocar un punto de tu cara o hacer algún movimiento especial con la cabeza o las manos.Cuando te des cuenta de que tu mente está yendo hacia otro lado, mira tu objeto o realiza tu acción ancla para volver a poner toda tu atención en el trabajo.

4. Concéntrate en tu respiración

Este es una de las técnicas más antiguas que existen para entrenar al cerebro para que se centre en el presente y deje de divagar entre pensamientos del pasado o de anticiparse al futuro imaginando cosas que no han sucedido. Es tan simple como hacer respiraciones profundas, llevando el aire a tu abdomen y exhalando lentamente. Tras unos cuantos ciclos de inhalar y exhalar, será más fácil volverte a concentrar en lo que estabas haciendo.

5. Haz una tarea a la vez

A veces tendemos a realizar muchas tareas al mismo tiempo, pero esto hace que no nos concentremos en ninguna y dejemos las cosas a medias. El día avanza y, al final, nos daremos cuenta de que no hemos terminado ni una sola de las cosas que debíamos haber hecho.Si tienes una tarea que requiere varios días de trabajo, programa un número de horas para dedicarle cada día antes de pasar a otras actividades para lograr concentrarte en ese tiempo y tener un avance constante.

Distractores comunes en el lugar de trabajo

Hay veces en que, por mucho que trates de concentrarte, se presentan factores en el ambiente que te distraen por completo de tus tareas. A continuación, presentamos algunos de los más comunes y una serie de consejos para evitarlos.

Ruido excesivo

Es difícil mantener la concentración cuando existe demasiado ruido en el ambiente. No es lo mismo tener que escuchar los pasos o las voces de personas caminando por el pasillo, que tener el ruido persistente de maquinaria pesada al otro lado de la calle, bocinas de automóviles o personas riendo y conversando a todo pulmón.Por su parte, la música no necesariamente es un distractor para trabajar. Pero cuando has elegido la música equivocada (por ejemplo, si es muy estrepitosa) o si la escuchas a un volumen alto, puede resultar un gran distractor para muchas personas. Motiva a tus colegas a mantener un ambiente libre de ruido por respeto a los demás.

Malos hábitos de organización

Trabajar en un lugar caótico es complicado porque presenta muchos distractores, hace más difícil encontrar los materiales que necesitas y ocasiona mucho ruido mental. Mantener tu lugar de trabajo limpio y ordenado es un hábito que te ayuda a minimizar las distracciones.

Falta de planeación en el trabajo

Cuando no planificas tu día, es más fácil distraerte porque no sabrás por dónde empezar ni qué prioridad darle a cada una de las tareas que necesitas completar. Se recomienda organizar y administrar cada día por medio de una lista de tareas. Esto te ayudará a realizar una cosa a la vez y a no distraerte pensando en lo que debes hacer a continuación.

Ambiente laboral tóxico

Un ambiente donde existen fricciones constantes entre el equipo de trabajo o en el que hay una competencia exagerada solamente genera estrés. Vivir en un estado de alerta constante es un distractor porque, en lugar de fijarte en las tareas que efectúas, puede que estés más atento a los chismes y las conversaciones ajenas o al ritmo de trabajo de otras personas.Es difícil que puedas cambiar un ambiente tóxico sin un plan en el que participe toda la empresa. Lo que puedes hacer, en este caso, es aplicar técnicas que te ayuden a disminuir el estrés y tratar de no tomar parte en los conflictos de tu lugar de trabajo.

Distracciones frecuentes con el celular

Estar revisando tu celular en busca de notificaciones a cada rato es un hábito común y puede ser un gran distractor cuando tratas de concentrarte en una tarea. Establece prioridades y no te permitas revisar tus mensajes, correos personales o redes sociales mientras trabajas. Limítate a hacerlo en las horas de descanso o tómalo como un premio para cuando termines lo que estás haciendo.Pon las notificaciones en silencio y no te preocupes por las actualizaciones o los mensajes que te estás perdiendo. Recuerda que, si alguien tiene algo urgente que decirte, encontrará la forma de comunicarse.Ahora que sabes cómo mejorar tu concentración en el trabajo, practica los ejercicios aquí propuestos cada día hasta que se conviertan en hábitos. Al principio puede parecer complicado, pero ten constancia y notarás cómo mejora tu rendimiento en unas pocas semanas.
Compartir:
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Facebook
  • Email
¿Te resultó útil este artículo?

Artículos relacionados

Cómo mejorar tus habilidades de escucha activa

Explorar más artículos