Cómo hacer un portafolio de arquitectura

Actualizado el 14 de diciembre de 2022

Aprender cómo hacer un portafolio de arquitectura es importante para mostrar los trabajos que has realizado durante toda tu trayectoria como arquitecto. Se trata de una especie de cuadernillo que se apoya principalmente en elementos visuales como fotografías y muestras de planos, ya que el diseño es una parte medular para captar la atención de los clientes. En ocasiones, el portafolio incluye otro tipo de experiencias relacionadas con su quehacer, tales como creaciones artísticas, apariciones en prensa, colaboraciones, dibujos o fotografías de la autoría del arquitecto. El objetivo es mostrar sus logros, pero también sus gustos y tendencias.El portafolio es una herramienta fundamental para la búsqueda de empleo de todo arquitecto, ya que es solicitado por la mayoría de las compañías que podrían contratarlo. Es importante cuidar cada detalle en la elaboración del portafolio, tanto el diseño como el contenido, ya que funciona como una carta de presentación. El portafolio puede ser incluso más importante que el propio currículum. En este artículo aprenderás cómo hacerlo.
Empleos relacionados en Indeed
Empleos de medio tiempo
Ver más empleos en Indeed

Cómo se hace un portafolio de arquitectura

El portafolio puede presentarse de manera impresa o como un portafolio digital. Lo más común es crearlo con un programa de diseño y luego guardarlo en formato PDF, porque es un tipo de archivo ligero y fácil de enviar por correo electrónico. El PDF también es fácil de imprimir sin alterar las características del archivo original.Muchos profesionistas dedicados a la arquitectura y a otros trabajos creativos, como diseño o artes visuales, prefieren tener una página web efectiva para hablar de su trayectoria y mostrar su trabajo. En este caso, se aconseja incluir una versión descargable del portafolio en el sitio web. A continuación hablaremos acerca de los pasos a seguir para elaborar tu portafolio de arquitectura, así como los principales elementos que debe tener para que puedas empezar a hacer el tuyo o perfeccionar el que ya tengas.

Recopila la información necesaria

El primer paso para realizar tu portafolio es contar con información detallada acerca de los proyectos en los que has participado. Recuerda que también puedes incluir tus proyectos como estudiante, sobre todo si todavía no tienes una experiencia laboral amplia. La información debe abarcar elementos como fechas, nombre del cliente o empresa para la cual trabajaste, fotografías, alguna muestra de los planos y una descripción general del proyecto.A continuación, decide el orden en el cual vas a presentar tu trayectoria profesional. Puedes hacerlo en orden cronológico, cronológico inverso (empezando por los proyectos más recientes), según la relevancia de los proyectos, o bien, clasificarlos por categoría: edificios comerciales o habitacionales. Algunos arquitectos pueden presentar las secciones de su portafolio dependiendo del estilo: casas ecológicas, casas de interés social, departamentos de lujo. Todo dependerá de lo que el arquitecto quiera destacar.Relacionado:

¿Qué hago si no tengo fotografías de algunos proyectos?

Es posible que no cuentes con imágenes de tus primeros proyectos, ya sea porque no tuviste acceso a ellos en caso de ser asistente o estudiante, o por haber sufrido la pérdida de los mismos. En este caso, no te preocupes, ya que puedes elaborar planos o dibujos menos elaborados (como un croquis) del proyecto en cuestión. Lo importante es buscar la forma de incluir elementos visuales, aunque es recomendable cuidar mucho la presentación para que no parezca un trabajo improvisado.

Prefiere proyectos acordes con el perfil que se solicita

Si vas a crear un portafolio especialmente pensado para responder a una oferta de empleo, intenta averiguar todos los detalles de la vacante para que puedas adaptarlo a lo que se requiere. Es útil guiarte por las palabras clave de la oferta de trabajo para que puedas destacar ciertas habilidades y tendencias de diseño.Dedica algún tiempo a investigar la filosofía y la cultura de la empresa para que puedas crear un portafolio ideal. Si presentas estilos muy disímiles a lo requerido, no debes preocuparte: simplemente cuida que estén bien fundamentados y demuestra que tienes un conocimiento profundo sobre éstos. Muchas empresas valoran la creatividad y la innovación, por lo que podrían preferir un portafolio diseños variados, que muestren originalidad y personalidad.

Especifica tus contribuciones en cada proyecto

Puedes tener una gran trayectoria, pero los proyectos arquitectónicos siempre se desarrollan de manera colectiva. Aun cuando se trate de un diseño propio, lo mejor es que seas muy sincero en cuanto a las responsabilidades que has tenido en el desarrollo de los proyectos que presentas en tu portafolio. Así permitirás que el cliente aproveche mejor las habilidades con las que cuentas y las cosas que sabes hacer.Si te encontrabas en una etapa muy temprana de tu carrera profesional y tus contribuciones fueron diseños preliminares o detalles específicos, puedes incluirlos. Recuerda que no existen contribuciones insignificantes, ya que todas te han aportado algún tipo de aprendizaje.

Consejos generales para elaborar tu portafolio

Aunque el diseño de tu portafolio debe ser libre y original para que logre llamar la atención de tus futuros clientes, hay algunas generalidades que puedes tomar en cuenta:
  • Siempre es mejor cuidar la calidad sobre la cantidad. Así como no se recomienda incluir toda tu trayectoria en un CV, es mejor destacar los proyectos que mejor te definan en tu portafolio.
  • Asegúrate de que el diseño sea homogéneo. Añade pies de foto, cuida la tipografía y mantén una coherencia en cuanto al tamaño y calidad de las imágenes.
  • Nunca pongas mucho texto. Usar texto muy recargado hace que tu portafolio sea difícil de apreciar y leer. Recuerda que tu portafolio es un documento principalmente visual y la gente querrá mirar la calidad de tus proyectos, por lo que no dedicará mucho tiempo a leer los detalles de cada uno.
  • Usa imágenes cuando necesites incluir artículos y publicaciones. Si alguno de tus proyectos ha aparecido en una revista o te han realizado una entrevista sobre tu trayectoria, es mejor incluir una fotografía de la publicación en cuestión en lugar de una reseña escrita de la misma.
  • Tu información de contacto debe ser clara y visible. A veces se cuidan tanto los elementos gráficos, que se descuidan aspectos básicos como éste.
  • Nunca te adjudiques trabajos de otros arquitectos. Lejos de impresionar a tus clientes, podrías dañar seriamente tu reputación e incluso enfrentar cargos legales. La honestidad, por el contrario, te abrirá muchas puertas.
Saber cómo hacer un portafolio de arquitectura es indispensable para promover tu trabajo y para encontrar nuevas oportunidades laborales. Utiliza un estilo original pero sobrio y elegante, que refleje la mayor formalidad posible.El portafolio es parte de tu sello profesional, por lo que no se recomienda sustituirlo por un CV cuando deseas responder a una oferta de trabajo, ya que esto podría causar una impresión pobre entre los reclutadores. Si todavía consideras que tu trayectoria es insuficiente, no te desanimes y elabora un portafolio con los elementos que tengas. Esto te facilitará integrar tus futuros portafolios con información completa y confiable.Artículos relacionados:
Compartir:
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Facebook
  • Email
¿Te resultó útil este artículo?

Artículos relacionados

Principales habilidades de un arquitecto

Explorar más artículos