Principales causas del estrés laboral

Actualizado el 30 de diciembre de 2022

El estrés laboral, que daña considerablemente la salud y el bienestar de los empleados, siempre ha sido un problema preocupante, sin embargo, en los últimos dos años su incidencia se ha incrementado enormemente en todo el mundo. Las causas del estrés laboral son muchas y varían en función de la economía en la región, el sector en que se desempeña la empresa, su adaptabilidad para amoldarse a las nuevas condiciones del mercado, el puesto que ocupa el empleado y su rango jerárquico. El estrés laboral no solo afecta al trabajador que lo padece, sino también afecta a la rentabilidad de la empresa debido que el estrés laboral resulta en altos niveles de ausentismo y rotación del personal, además de accidentes laborales, baja productividad y motivación de la plantilla laboral y, por lo tanto, incapacidad para cumplir sus objetivos comerciales. En este artículo, detallaremos las causas fundamentales del estrés laboral, sus síntomas físicos y mentales, y cómo lidiar con este para que tu trabajo sea más placentero.
Empleos relacionados en Indeed
Empleos de medio tiempo
Ver más empleos en Indeed

Principales causes del estrés laboral

Durante los últimos dos años, las organizaciones de todo el mundo han experimentado grandes cambios que han afectado considerablemente a sus empleados. El coronavirus ha forzado a muchas empresas a despedir a muchos de sus trabajadores; otras están adaptando modelos de trabajo remoto o híbrido en los que los empleados trabajan en las instalaciones de la organización algunos días y otros desde su hogar, pero esto no es posible en todos los sectores, ni para todos los empleados. Estos son los factores que originan el estrés laboral reiteradamente:
  • Conflictos con compañeros de trabajo o supervisores.
  • Inseguridad laboral debido a la redundancia o duplicación de puestos.
  • Mayores demandas de su trabajo, es decir, más responsabilidades o jornadas de trabajo más largas que exceden lo que el empleado puede manejar cómodamente.
  • Preocupaciones relacionadas con la salud debido al COVID-19.
  • Cambios constantes en la descripción del puesto.
  • Plazos de entrega demasiado estrictos.
  • Falta de los recursos necesarios para trabajar de forma eficaz.
  • Insuficientes políticas de salud y seguridad en el lugar de trabajo.
  • Insuficiente apoyo o información por parte de la empresa.
  • Trabajo aburrido.
  • Acoso o discriminación laboral.
  • Escasas oportunidades de desarrollo o crecimiento profesional.
  • Reestructuración organizativa sin previo aviso.
  • Excesivos accidentes laborales.
  • Aparición de múltiples casos de transmisión de enfermedades contagiosas.
  • Presiones en la vida personal del empleado.
  • Padecimientos de salud mental.

Síntomas del estrés laboral

Los signos del estrés laboral pueden ser físicos, psicológicos y conductuales.

Síntomas físicos

Estos son los síntomas físicos más comunes:
  • Fatiga
  • Tensión muscular
  • Dolores corporales
  • Cambios en el ritmo cardiaco como palpitaciones
  • Trastornos del sueño como insomnio
  • Padecimientos gastrointestinales como diarrea o estreñimiento
  • Enfermedades cutáneas

Síntomas psicológicos

Los padecimientos mentales frecuentes que causan el estrés laboral son:
  • Depresión
  • Ansiedad
  • Irritabilidad
  • Pesimismo
  • Sentimientos de opresión o incapacidad para enfrentar los desafíos del trabajo
  • Cambios en el estado de ánimo
  • Trastornos cognitivos, incluida la dificultad para mantener la concentración o tomar decisiones

Síntomas conductuales

Las alteraciones de la conducta ocasionadas por el estrés laboral incluyen:
  • Aumento del ausentismo
  • Agresión
  • Reducción de la creatividad e iniciativa
  • Disminución en el rendimiento laboral
  • Dificultad para entablar relaciones interpersonales positivas
  • Mayor frustración
  • Menor paciencia
  • Desinterés
  • Aislamiento

Medidas para disminuir el estrés laboral

Si experimentas estrés laboral, a continuación te damos algunas recomendaciones que puedes adoptar para abordarlo:

Identifica la fuente de tu estrés

Detecta si tu ansiedad o tensión se debe a problemas en tu vida personal, profesional o ambos. Si el origen es profesional, piensa qué puedes cambiar personalmente para aliviarlo. Por ejemplo, si te sientes fatigado durante tu jornada de trabajo constantemente, es posible que no estés durmiendo las horas necesarias, o quizá no te estés alimentando de manera adecuada. Cambia tus hábitos alimenticios, reduce el número de tazas de café que tomas, o elige una bebida que sea más saludable.

Modifica los aspectos que puedas cambiar

Hay un sinnúmero de actividades que puedes realizar para relajarte en el trabajo. Por ejemplo, si te es posible, procura alejarte de tu estación de trabajo durante unos cuantos minutos para despejar tu mente, camina dentro de las oficinas de la empresa y entabla breves conversaciones con tus colegas.

Habla con tu supervisor

A las empresas les conviene que sus empleados disfruten de una buena salud y bienestar. Por ejemplo, si la empresa acaba de incorporar un nuevo proceso, pero este no funciona bien, es posible que tu jefe directo no esté consciente de lo que sucede. Te recomendamos ofrecer soluciones y no solo quejarte al respecto. Esto te ayudará a demostrar que eres un empleado con iniciativa y con una actitud proactiva.

Toma el control de tu carga de trabajo

Si consideras que las tareas que debes hacer son demasiado excesivas, que las responsabilidades exceden tu conjunto de habilidades o que los periodos para la consecución de los proyectos son irrazonables, quizá es momento de conversar al respecto con los directivos de la empresa o empezar a considerar buscar otro empleo.

Utiliza las soluciones tecnológicas que tengas disponibles

Muchas empresas tienen soluciones para fomentar la productividad y facilitar las labores de sus empleados que a veces no se aprovechan al máximo. Por ejemplo, si recibes una gran cantidad de correos electrónicos que pueden esperar o que realmente no son relevantes para tu trabajo, puedes filtrarlos y almacenarlos en carpetas para leerlos posteriormente. Esto hará que tu bandeja de entrada sea más fácil de gestionar.

Evita conflictos

Es normal que existan conflictos en el lugar de trabajo, pero estos pueden perjudicar tu salud física y emocional. Aunque algunas disyuntivas son inevitables, procura tener el mínimo contacto posible con personas negativas, no te metas en chismes, no compartas tus opiniones personales que no sean de índole laboral y mantente al margen de los problemas ajenos.

Mantente organizado

Planificar con anticipación las labores que realizarás durante el día puede disminuir mucho tus niveles de estrés; asimismo, una estación de trabajo desordenada te dificultará ser eficiente.

Elige un lugar cómodo para trabajar

La incomodidad física puede ser un componente del estrés, la mayoría de las personas pasamos una gran parte de las horas de trabajo sentados frente a una pantalla. Si la iluminación es inapropiada, la silla incómoda o la temperatura ambiental es demasiado fría o caliente, esto te pude provocar dolores de espalda y que seas más propenso a sentir estrés.

Olvídate del perfeccionismo

Esto no significa no esforzarte por tener un desempeño óptimo, pero debes estar consciente que no siempre las cosas salen a la perfección. Te sugerimos trabajar de la mejor manera posible, y también destinar un tiempo para celebrar tus logros, pequeños y grandes por igual.

Conserva un buen equilibrio entre tu vida laboral y personal

Los empleados que trabajan de forma remota suelen no tener un límite claro entre su horario laboral y sus horas de descanso o entretenimiento, pero es muy importante fijar una jornada laboral de la misma duración como si estuvieras en la oficina y después de terminada, olvídate del trabajo, cierra la puerta de la oficina, apaga el ordenador y disfruta de tu tiempo libre hasta el día siguiente. Estar constantemente en estado de alerta resulta en niveles de cortisona más altos que causan fatiga y estrés laboral.

Busca ayuda profesional

Investiga si tu empresa ofrece servicios de bienestar para los empleados por parte de expertos en el manejo del estrés. El departamento de recursos humanos te puede orientar al respecto; en caso de que la empresa no brinde programas de apoyo, busca asesoría en línea o en tu comunidad local.Esperamos que la información en este artículo te ayude a controlar tu estrés y que tengas una carrera profesional larga, productiva y libre de tensiones.Relacionado:
Compartir:
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Facebook
  • Email
¿Te resultó útil este artículo?

Explorar más artículos