Qué es un curriculum vitae y cómo redactarlo

Por Equipo editorial de Indeed

Actualizado el 28 de septiembre de 2022 | Publicado el 8 de septiembre de 2020

Actualizado el 28 de septiembre de 2022

Publicado el 8 de septiembre de 2020

El equipo editorial de Indeed está formado por un grupo diverso y talentoso de escritores, investigadores y expertos en diferentes temas que cuentan con los datos y la información de Indeed para ofrecer consejos útiles que te servirán de guía en tu desarrollo profesional.

Un curriculum vitae es el documento que incluye toda la experiencia, la formación, las aptitudes, los idiomas y los datos de contacto de un trabajador, así como cualquier otra información que considere relevante añadir. Es, en esencia, su perfil profesional. Tener un CV actualizado es indispensable, tanto si se estás en búsqueda activa de empleo como si no.

En este mundo en el que las cosas van cada vez más deprisa, todo podría cambiar de un momento a otro y es necesario prepararse. El proceso de redactar un currículum se resume en introducir todos los datos de contacto actualizados, la última experiencia profesional y la información relevante que se quiera añadir con un formato vistoso y sin extenderse demasiado en su contenido. Sin embargo, existen consejos y recomendaciones que podrían ayudarte a perfeccionar tu redacción, y es posible que incluso descubras aspectos que desconocías.

La importancia de redactar un CV actualizado

Hacer un curriculum vitae, o CV, no es sencillo. Primeramente, por lo general, se considera al CV como un documento a disponer solo en casos de desempleo o cuando una persona está buscando un nuevo empleo, aunque esté trabajando actualmente.

Lo anterior no es cierto y, de hecho, genera problemas, ya que un currículum debe estar permanentemente actualizado, indiferentemente de si se está en búsqueda de empleo o no. La razón de esto es porque se trata de un documento que debe funcionar como una introducción rápida y clara a tu perfil profesional y podrá proporcionarte nuevas oportunidades, aunque ni siquiera las estés buscando. Veamos un ejemplo concreto.

Manuel, 38 años y programador informático, lleva trabajando seis años para la misma empresa, pero no ha actualizado su CV desde que entró. En sus seis años como programador, ha aprendido multitud de nuevas herramientas para poder diseñar páginas web. A su vez, nuevas herramientas han aparecido en el mercado para poder crear sitios mediante códigos nuevos que son necesarios saber en la actualidad para su correcto funcionamiento, las cuales él ha aprendido con éxito.

Aunque su salario es bueno y está contento en la empresa, sin que él lo sepa, existen muchísimas ofertas de trabajo en el mercado que requieren de las habilidades que ha aprendido durante estos seis años. Pero los técnicos de selección no podrán saberlo a no ser que actualice su currículum y lo envíe. Manuel piensa que no lo necesita, porque tiene un empleo cómodo, pero lo que no sabe es que quizás otras ofertas le satisfagan más, ofrezcan un mejor salario o pueda disponer de más horas de teletrabajo para conciliar los tiempos de la semana con su familia. Incluso, el CV podría servirle a Manuel para negociar un aumento o un ascenso en su organización actual.

Este es solo un ejemplo de otros muchos, pero pone de manifiesto cuál es la importancia de redactar un curriculum vitae profesional y actualizado.

Aspectos a tener en cuenta para redactar un CV

Las oportunidades están ahí fuera y el tiempo que conlleva redactar un CV se verá compensado con creces si lo redactas bien. Estos son los aspectos que debes considerar al momento de redactar un CV.

Foto

En algunas culturas la foto no es necesaria, pero en muchos casos es recomendable añadirla. Ya sea que nos agrade cómo lucimos o no, incluir nuestra foto ayuda a asociar al perfil profesional con un estímulo visual concreto y a humanizar al postulante. Últimamente las reglas de las fotos en los CV no son tan estrictas como lo eran en el pasado. Ya se están comenzando a ver fotografías que no son solo únicamente de carné, sino aquellas en las que la persona aparece en un entorno más natural y relajado. Sin embargo, ante la duda, mantén la tradición de la fotografía de carné. Asegúrate de que tenga buena iluminación, que salgas de frente y sin complementos como gorros, pañuelos o gafas que no sean de uso diario; ante todo, checa que tu apariencia sea profesional y adecuada para el contexto laboral al que aplicarás.

Recomendado: Foto para el curriculum vitae: cuándo y cómo añadirla

Datos personales y de contacto

En esta sección deberán aparecer tu nombre y apellido completo, correo electrónico y número de teléfono, como mínimo. Algunas empresas también solicitan la dirección, y otras culturas también requieren la fecha de nacimiento. Infórmate bien sobre el destinatario y adapta el contenido si resulta necesario. Evita que tu correo electrónico sea una cuenta personal con palabras o frases poco profesionales.

Relacionado: Cómo redactar la sección de datos de contacto de tu currículum

Enlaces en línea

Algunas personas eligen añadir todos aquellos enlaces que consideren oportunos para el empleo o la empresa meta. Dependiendo del oficio de la persona, este apartado puede ser opcional. Sin embargo, es interesante en oficios como publicistas, fotógrafos, programadores o redactores, donde puedan mostrar el portafolio con ejemplos de proyectos pasados o como una muestra de tu talento y conocimientos prácticos.

Título profesional

Este es otro apartado de naturaleza opcional, pero resulta interesante poder añadir varias palabras clave o un pequeño párrafo que te defina como trabajador y englobe todos tus conocimientos. Ayudará a la persona encargada del reclutamiento a hacerse una idea de cómo te defines como trabajador y el valor que eres capaz de aportar a la empresa.

Te puede interesar: Cómo añadir conocimientos técnicos a tu curriculum eficazmente

Experiencia profesional

Una de las partes más importantes del curriculum vitae es tu experiencia profesional, y esta sección debería aparecer inmediatamente después de tus datos. La experiencia de un trabajador suele considerarse de más valor añadido por razones obvias. La práctica del día a día en tu puesto de trabajo y las tareas realizadas en el mundo real suponen un conocimiento más valioso que muchos estudios y certificados. Asegúrate de especificar el nombre de la empresa, el número de meses o años trabajados en ella, cuál fue tu cargo, qué tareas desempeñaste y si obtuviste algún logro específico. Es probable que pidan referencias personales, así que intenta redactar con especificidad.

Relacionado: Cómo redactar un resumen ejecutivo en tu CV

Formación

Añadir la formación al curriculum vitae es importante sobre todo si no cuentas con experiencia profesional relevante por el momento. Este es un caso muy común en estudiantes que acaban de graduarse o trabajadores que buscan cambiar de sector profesional. En el primer caso, podría ser incluso beneficioso especificar la formación primero y la experiencia personal después. En el segundo caso, sería mejor especificar la formación que más se relaciona con el nuevo rumbo laboral que quieres tomar. Sea como sea, añade fechas de graduación, años de estudio y nombre del título tal y como aparece en tu certificado.

Idiomas

Los idiomas podrían aparecer como un apartado dentro de la formación o como algo independiente. Si conoces algún idioma, pero no tienes certezas de tu nivel, intenta realizar algún test en línea que ubique tus aptitudes en una escala internacional como el Marco Común Europeo de Referencia (MCER, o CEFR en inglés). Si cuentas con certificados que acrediten tu nivel, añádelos junto con la fecha de expedición.

Habilidades y aptitudes

Esta sección es útil si quieres especificar habilidades concretas o herramientas que sabes usar, como pueden ser lenguajes de programación, software de atención al cliente, blogs, redes sociales, programas de diseño gráfico, etc. También podrás añadir aptitudes personales como el aprendizaje autónomo, tu creatividad o tu motivación a la hora de trabajar en equipo. Intenta evitar palabras que suenen a un copiado-pegado o de relleno, como proactividad, responsabilidad y puntualidad, ya que constituyen mínimos que cada trabajador debería tener y puede verse como que las utilizas porque no tienes nada mejor que decir (lo cual de seguro no es cierto).

Recomendado: Habilidades personales para el currículum: qué incluir y cómo ponerlas

Extensión y modelos de CV

Para escribir un buen currículum hay que tener en cuenta adónde y a quién va dirigido. Revisa el CV cada vez que vayas a enviarlo a una empresa y modifica los datos si estos no son relevantes para el proceso de selección. De hecho, es recomendable contar con varios modelos preparados según los aspectos de tu propio perfil profesional que quieras destacar. La extensión de un currículum no debería superar el máximo de dos caras de una página, pero es aconsejable intentar introducir toda la información en una sola cara, es decir, una página sin reverso.

Actualmente, no solo existen las plantillas y los formatos físicos que se pueden encontrar en la red, sino que también hay plataformas donde puedes diseñar tu curriculum vitae de manera muy visual con un enlace personalizado para acceder a él. Sin embargo, tener un CV en papel (y a la vez en PDF) es casi obligatorio. El uso de las palabras clave también es un factor importante, ya que los documentos como los PDF son rastreables por los motores de búsqueda siempre que estén subidos públicamente.

Últimos detalles del currículum

Redactar un curriculum vitae eficaz puede llevarte más tiempo de lo esperado, pero cada minuto merecerá la pena. Una vez lo hayas completado, repasa una y otra vez la ortografía y la gramática. Cualquier tipo de error en el lenguaje destaca mucho en este tipo de documentos y puede ser contraproducente. Si lo vas a mandar por correo electrónico, escribe un pequeño párrafo de introducción para presentarte. Puedes consultar el artículo sobre cómo redactar un correo para enviar tu CV para orientarte.

Asimismo, ten presente que deberás ser muy breve, ya que no es lugar para realizar una carta de presentación a menos que la empresa así lo requiera. En dicho caso, debería ser adjuntada como archivo independiente al igual que el CV.

Por último, no te olvides de mantener actualizado tu curriculum vitae en todo momento. El mercado es muy cambiante y nunca sabes qué oportunidades pueden estar esperándote.

Artículos relacionados:

  • Cómo incluir habilidades en un currículum sin experiencia

  • El uso de “A quien corresponda” en la carta de presentación


Explorar más artículos