CV y cartas de presentación

Cómo hacer un curriculum para tu primer trabajo

February 11, 2021

La emoción de la culminación de los estudios y metas alcanzadas a veces se ve empañada por la incertidumbre de conseguir empleo y cómo hacer el CV para tu primer trabajo.

Es normal tener ciertas preguntas como “¿Qué información debo incluir?”, “¿Cómo me presento ante un empleador?”, “¿Qué experiencia puedo poner si nunca he trabajado?” Existen ciertos datos, información y estructura que se debe seguir para tener éxito al buscar empleo que describiremos a detalle.

Cómo hacer el currículum para tu primer trabajo

En algún momento todos pasamos por esto. Incluso el más alto ejecutivo de la empresa, cuando hizo su primer currículum no tenía mucho que contar. Todo es cuestión de empezar. Para que des los primeros pasos de tu vida profesional con el pie derecho vamos a compartir contigo algunos consejos.

Recuerda que el CV es tu hoja de vida. Puede que no hayas trabajado, pero seguramente has hecho muchas cosas que te servirán para afrontar los retos profesionales. A falta de experiencia laboral, es una buena idea centrar tu CV en tu formación, actividades extracurriculares y de voluntariado. Esta información debe adaptarse a los requerimientos del puesto que solicitas, por eso es importante tomar en cuenta los siguientes consejos:

1. Investiga las palabras clave de la oferta de empleo

Desde hace unos años, es común que los reclutadores utilicen aplicaciones informáticas para filtrar las solicitudes. Se conocen como ATS, por sus siglas en inglés. Son sistemas de seguimiento de candidatos que funcionan de manera similar a los motores de búsqueda en internet. Con base en unos criterios establecidos y palabras clave, eligen o descartan los CV según a su afinidad con la oferta.

La mejor manera de identificar esas palabras clave es revisando atentamente los requisitos del puesto. Las posibilidades de que seas considerado para un empleo aumentan considerablemente si usas los mismos términos.

Busca en la descripción del trabajo los apartados de “Requisitos indispensables”, “Responsabilidades del cargo” o “Calificaciones clave”. Por ejemplo, puedes encontrar una oferta que entre las competencias deseadas indique habilidades como:

  • Comunicación
  • Trabajo en equipo
  • Responsabilidad

Estas serían las características que deberías destacar en tu solicitud, aportando evidencias que las respalden. Puedes hacer mención a trabajos de verano o tu participación en el equipo deportivo de la universidad. Lo importante es que te asegures de acompañarlas con alguna métrica que permita dimensionarlas.

También podrías identificar las palabras clave en las funciones del puesto o actividades a realizar. En esa misma oferta de trabajo se especifica que la persona deberá:

  • “Realizar actividades diversas en el departamento de pagos y comisiones, manejo de paquetería office”

Sería relevante entonces mencionar tu dominio de los programas de la paquetería Office y cualquier experiencia administrativa que puedas tener. Por ejemplo, si trabajaste en una franquicia de comida y te tocó calcular los salarios por horas de los empleados.

Las dos aproximaciones son acertadas. Incluso mejor si cumples con ambos requisitos. El secreto está en buscar las coincidencias entre tus fortalezas y las necesidades de la empresa.

2. Organiza la información de manera adecuada

En tu currículum debes resaltar tus características más sobresalientes. Para ello debes organizar la información de tal forma que el reclutador encuentre primero aquellos puntos que deseas destacar.

Si no tienes mucha experiencia laboral, comienza mencionando tus habilidades y educación. Puedes seguir esta estructura para redactar el CV:

  • Habilidades blandas y duras
  • Educación formal, cursos y logros
  • Trabajo voluntario y actividades extraescolares

La intención es que a primera vista el reclutador identifique qué te hace un buen candidato para el puesto. Recuerda que te estarán comparando con otras personas en condiciones similares.

Para un trabajo en el nivel de entrada, la experiencia previa no suele ser lo más relevante. Los empleadores buscan talentos que tengan ciertas habilidades y que puedan capacitar según el estilo de su organización.

3. Identifica tu objetivo profesional

Es probable que tu interés sea conseguir un empleo tan rápido como sea posible. Pero sin duda durante tu formación has identificado algunas áreas de tu profesión que te gustan más. Todos nos visualizamos dedicándonos al trabajo de nuestros sueños y este es el momento de encaminar tu carrera hacia esa dirección.

El lugar indicado en tu CV para señalar tus intereses es en el objetivo profesional. Estas son una o dos frases que resumen tus habilidades y metas profesionales. Generalmente se colocan en la parte superior del CV, justo debajo de los datos personales.

La intención es que el reclutador pueda identificar claramente cuáles son tus fortalezas y qué tipo de trabajo buscas. Si tu objetivo profesional está en sintonía con las características del puesto, podrían considerarte como un buen candidato.

Estos son dos ejemplos de objetivos profesionales que pueden servirte de inspiración:

  • “Soy un recién egresado de Administración de Empresas, con habilidades para el análisis de información, que busca una oportunidad laboral en el área de finanzas. Deseo aplicar los conocimientos adquiridos y contribuir a mejorar la rentabilidad de su organización”.
  • “Egresado de Ciencias de la información, en busca de una oportunidad en el área de marketing en redes. Soy un nativo digital curioso y con destacadas habilidades de comunicación. Deseo aplicar en el campo profesional los conocimientos teóricos aprendidos y la experiencia que a título personal he adquirido en el manejo de redes sociales.

4. Reconoce y expresa tus habilidades

Existen dos tipos de habilidades que pueden desarrollar las personas. Saber especificarlas al hacer tu currículum para tu primer trabajo es sumamente importante para destacar.

Habilidades blandas

Muchas veces pasamos por alto nuestras habilidades blandas. Consideramos que nuestras características de personalidad tienen poco valor en un CV. Sin embargo, no hay nada más alejado de la realidad.

Debes sacar partido de tus habilidades blandas y enumerarlas en tu CV. Si tienes facilidad para expresar tus ideas y comunicarte con los demás, menciónalo. Todos esos rasgos intangibles te harán brillar.

Algunas habilidades blandas muy relevantes en el entorno laboral son:

  • Capacidad de toma de decisiones
  • Buena gestión del tiempo
  • Espíritu colaborativo
  • Adaptabilidad
  • Flexibilidad
  • Capacidad de trabajar bajo presión

Puede que no te hayas percatado de estas habilidades sociales y en ese caso tus amigos o familiares serán de gran ayuda. Pídeles que te describan y toma nota de sus apreciaciones. Piensa en los logros de los que te sientes más orgulloso y reflexiona acerca de cómo los alcanzaste.

Habilidades técnicas o duras

Por otra parte, también debes apuntar cuáles son tus habilidades técnicas o “duras”. Estas se refieren a conocimientos sobre áreas específicas, por ejemplo, manejo de programas informáticos o dominio de idiomas.

Es importante que al mencionar tus habilidades técnicas indiques el grado de experiencia. Puedes usar porcentajes o escalas de bajo, medio, alto. Sé tan específico como puedas para que el reclutador tenga una idea clara de tu nivel de competencia.

5. Dale valor a tu formación

En un CV para un primer trabajo, la educación es la sección más importante. El reclutador debe identificar desde el primer momento cuál es tu área de estudios y el nivel cursado.

Incluso podría ser conveniente indicar cuál fue tu calificación final o en alguna materia específica. Esto le permitirá hacerse una idea precisa de tus capacidades e intereses y el valor que aportarás a la empresa.

En el apartado de formación puedes mencionar:

  • Titulación obtenida
  • Título y calificación del trabajo de grado, si es relevante para el puesto al que te postulas
  • Trabajos académicos destacados
  • Nota media final
  • Ranking en tu promoción

6. Incluya otras actividades

Si has participado en actividades extracurriculares o trabajo voluntario debes incluir esta sección en tu CV.

El tipo de iniciativas en las que te hayas involucrado aportan muchos datos valiosos sobre tu perfil. De esa experiencia pueden extrapolarse habilidades blandas o conocimientos adquiridos.

Además, en muchas ocasiones el voluntariado permite a los estudiantes enfrentar retos similares a los del entorno profesional. El seleccionador puede inferir que has aprendido a trabajar en equipo, a comunicarte o a tolerar la presión.

7. Adjunta una carta de presentación

En Europa y Estados Unidos es muy común hacer una carta de presentación para acompañar los CV. Este documento, como su nombre indica, permite al candidato presentarse y mencionar otros aspectos que no se reflejan en el CV.

Esta ya es una razón más que suficiente para considerar hacer una carta de presentación. Pero, además al hacerla le demuestras al reclutador tu interés en el cargo. Significa que has hecho un trabajo extra para preparar tu solicitud.

El valor de una carta de presentación no está en su extensión. De hecho, no debería tener más de 300 palabras y debe ocupar una sola página. En ese espacio debes asegurarte de expresar de manera precisa qué te hace el candidato ideal para el puesto.

Al leer tu carta de presentación el seleccionador debería despejar sus dudas acerca de:

  • Quién eres
  • Cuáles son tus habilidades y experiencias destacadas en relación con el puesto
  • Por qué te interesa ese trabajo en específico
  • Cuán familiarizado estás con las funciones del cargo y qué aporte puedes dar a la empresa
  • Qué has investigado sobre la compañía y en qué medida conoces y compartes sus principios y misión

Recuerda que la carta de presentación es un escrito único, específico para cada postulación. Debe estar enfocada al puesto que solicitas y a la empresa en particular. Evita la tentación de utilizarla como una pieza genérica de autopromoción. En tu carta debes centrarte en cómo tus habilidades y conocimientos pueden ser útiles para la organización.

Relacionado

Ver más 

Qué es una carta de presentación y cómo hacerla

La carta de presentación es un documento que acompaña al curriculum y permite ahondar en las habilidades y experiencia del candidato. Aprende cómo redactarla

Añadiendo una foto para curriculum vitae: La manera correcta de hacerlo

Añadir una foto para curriculum tiene sus ventajas y desventajas, si estás solicitando un trabajo en México, necesitarías una. Aprende a hacerlo correctamente.