Cómo encontrar empleo

Claves para llenar correctamente una solicitud de empleo

December 17, 2020

Participar en un proceso de selección de personal es un trabajo arduo que requiere compromiso y cuidado al detalle. Debes prestar atención a la redacción de tu CV (currículum vitae) y carta de presentación. Estas serán dos herramientas clave para destacarte frente a otros candidatos. Sin embargo, con frecuencia descuidamos la solicitud de empleo. Erróneamente asumimos que se trata de un asunto complementario, de poca importancia.

Por el contrario, este formato es un documento que puede determinar tu avance o eliminación en el proceso. Es especialmente relevante para puestos operativos, donde incluso puede llegar a sustituir al CV. En otras áreas se utiliza también para obtener información sobre el perfil socioeconómico del aspirante.

Definición de la solicitud de empleo

La solicitud de empleo se puede definir como un resumen conciso y estandarizado de los conocimientos y experiencias del candidato. Se utiliza para simplificar y, por ende, agilizar la elección de postulantes en un proceso de contratación.

Funciona como un filtro para elegir o descartar candidatos, en función de unos criterios objetivos. Por eso debes ser muy cuidadoso al llenarlo. Dejar los campos en blanco o completarlos con información falsa o inexacta puede eliminarte de la selección.

En las siguientes líneas encontrarás algunos consejos para completar de manera apropiada una solicitud de empleo.

Secciones del formato de solicitud de empleo

Este es un documento muy simple que recaba información básica de los candidatos de manera estructurada. La primera parte debe llenarse con los datos completos de identificación, tal como aparecen en tu Credencial de elector.

Documentos

En algunos formatos se incluye los datos de otros documentos, como el RFC (Registro federal de Contribuyentes), la CURP (Clave Única de Registro de Población) o la AFORE (Administradora de Fondo para el Retiro). Nuestra recomendación es que tengas estos documentos a tu alcance. A veces, aunque no los piden en el informe, solicitan copias cuando se entrega personalmente la solicitud.

Datos familiares y de salud

A diferencia del CV, en la solicitud de empleo se registran también los detalles familiares y de salud. Esta es información confidencial, por lo que estás en tu derecho de incluir solo lo estrictamente requerido. Si necesitan más detalles, el reclutador podrá preguntarlo en la entrevista. Asegúrate de preparar posibles respuestas a estas cuestiones que puedan resultar difíciles.

Formación

Esta es una sección muy importante. El espacio puede resultar insuficiente para registrar todos los cursos y títulos obtenidos. Por eso debes priorizar y apuntar solo los más recientes o relacionados con el cargo al que aspiras.

Ese mismo, criterio aplica en el punto referido a la trayectoria laboral. Resalta las experiencias más afines al puesto. La idea es que el reclutador identifique fácilmente la experiencia más valiosa para el trabajo al que estás postulando.

Información general

Aprovecha el apartado de información general, o gustos e intereses, para destacar tus habilidades especiales. Si tienes facilidad para los idiomas y has hecho algunos cursos, no dejes de mencionarlo. Incluso los trabajos de voluntariado o hobbies como el senderismo, la práctica deportiva o la lectura. Todos estos datos aportan mucha más información de la que imaginas.

Sin decirlo directamente, reflejan capacidades como, por ejemplo, trabajo en equipo, iniciativa o espíritu de colaboración. Por otra parte, es aquí donde puedes diferenciarte de otros candidatos y causar una buena impresión.

Referencias personales

Con respecto a este punto debes elegir muy bien entre tus contactos. De acuerdo al tipo de empleo y lugar de trabajo, algunas personas pueden ser más adecuadas que otras. En cualquier caso, asegúrate de que sean fáciles de contactar y comunícate previamente con ellas. Así podrás actualizar sus teléfonos y direcciones de email y ponerlas sobre aviso para que no les tome por sorpresa.

Datos generales y económicos

Sé muy prudente al completar esta sección. Con esta información las empresas elaboran el perfil socioeconómico de los candidatos. Al mismo tiempo pueden servir para indagar sobre las expectativas salariales. Debes presentarte como una persona estable económicamente, consciente de su valor e informada sobre las condiciones del mercado laboral.

Averigua previamente las escalas de remuneración para cargos similares en ese tipo de industria. Si la oferta de empleo ya indica un rango, ajústate a él, pues de lo contrario podrías ser descartado inmediatamente. Si consideras que es un poco inferior a lo previsto, en la entrevista laboral tendrás oportunidad de indagar sobre otros beneficios. Tu objetivo en este momento es avanzar en el proceso de selección y asegurarte de superar los primeros filtros.

Cómo llenar una solicitud de empleo

Así como has dedicado tiempo y cuidado al hacer tu CV, debes prepararte antes de llenar una solicitud de empleo. Analiza qué están buscando los empleadores potenciales y responde con sinceridad a estas preguntas:

  • ¿Cumples con las exigencias del puesto?
  • ¿Tienes habilidades que te permitirán destacar frente a otros candidatos?

Estas son las dos cosas que deben quedar patentes en tu solicitud. Enfócate en estos dos objetivos y procura evidenciarlos en cada dato que apuntes.

Preparación de documentación

Por ello, es conveniente que te organices antes de iniciar el proceso. Reúne primero toda la información que puedas necesitar. Tus documentos, tus títulos y cartas de trabajo. Ten a tu alcance todos los respaldos para que no haya errores de fechas, nombres de personas o empresas, direcciones, etc.

Recuerda avisar a las personas que señales como referencia. Verifica su disponibilidad y datos de contacto.

Redacción

Hacerlo pronto es diferente de hacerlo rápido. La solicitud de empleo requiere cuidado y debes dedicarle un momento y espacio particulares. Asegúrate de disponer de la tranquilidad y concentración que necesitas y evita las interrupciones.

  • Lee primero todo el cuestionario. De ser posible, redacta tus respuestas en un documento aparte y corrígelas. Procura que todas tus respuestas sean precisas y relevantes. A veces una sola palabra cambia por completo la intención y atractivo de una frase.
  • Utiliza un estilo de redacción formal, aunque se trate de una comunicación digital. Los formatos electrónicos y los emails pueden hacernos olvidar la función del escrito y su destinatario. Los emoticones y frases coloquiales resérvalos para tus amigos y familiares.
  • Evita dejar espacios en blanco. Si algún apartado no corresponde con tu perfil, como, por ejemplo, si no tienes hijos y preguntan sus nombres, escribe “No aplica”. Así el reclutador tendrá la certeza de que no es un dato que se te ha pasado por alto.
  • Cuando estés seguro de que has incluido toda la información que te piden, pásala en limpio en la solicitud de empleo.

Envío de la solicitud

Por otra parte, envía tu solicitud tan pronto te enteres de una oportunidad laboral. Aunque haya un plazo de postulaciones holgado, quienes primero envíen las solicitudes, tendrán más probabilidades de pasar a la siguiente fase. Esto no es superstición ni ventajismo. Lo que ocurre es que generalmente el grueso de las candidaturas se recibe cerca de la fecha de cierre. Ante tal avalancha de documentos, los reclutadores tienen menos tiempo para revisar con detalle las solicitudes. Si no captas su atención o tienes cualquier falla mínima, tu postulación será descartada.

Si debes enviarla por internet, guarda una copia en tu computadora o imprime el formato. Así tendrás un respaldo y podrás revisar tu solicitud antes de asistir a la entrevista laboral.

Recomendaciones finales para llenar correctamente una solicitud de empleo

Ahora ya estás familiarizado con el formato y sabes cómo llenarlo. Quedan algunas recomendaciones finales de las que hablaremos a continuación.

Ortografía

Esta norma básica que aplica a cualquier escrito profesional. Ten presente que se trata de algo más que una simple convención. Es una muestra de consideración con el otro. Revisa con cuidado que todas las palabras estén bien escritas, con sus correspondientes acentos y respetando las reglas de puntuación.

De ser posible, pídele a alguna persona de confianza que haga una segunda revisión. Cuando leemos, el cerebro humano no procesa cada letra y cada palabra, sino que las completa automáticamente. Si has visto muchas veces un texto, es probable que se cuele algún error.

Hoy en día corregir es mucho más sencillo. Entre otras cosas porque la mayoría de las veces las solicitudes de empleo se llenan en la computadora. Puede ser un documento en PDF editable, una hoja de Excel o una tabla de Word. Todos estos programas admiten correctores automáticos.

Formato

La digitalización de los formatos evita también que tengas que llenar la solicitud a mano. Esto es muy conveniente, pues facilita la legibilidad y mejora la presentación general del documento. Por otra parte, nuestra caligrafía revela muchos aspectos de personalidad que hubiéramos preferido mantener en el anonimato. Sin ser un grafólogo especializado, un reclutador puede intuir muchas cosas de quien escribe por la inclinación de las letras o la forma del trazo.

Si por algún motivo te permiten elegir entre una solicitud de empleo digital o física, inclínate por la primera. A veces usan este pretexto para indagar sobre qué tan cómodo te sientes con las herramientas informáticas.

Adjuntos

A diferencia de los CV, las solicitudes de empleo no suelen pedir que se adjunten fotografías. Tampoco solicitan datos biométricos, como talla, estatura o peso.

El proceso de selección de personal es una tarea ardua y compleja, tanto para los reclutadores como para los aspirantes. Cuando te postulas a un puesto de trabajo asumes un compromiso que requerirá toda tu atención y dedicación.

Relacionado

Ver más 

Todo lo que necesitas saber sobre los trabajos en el extranjero

Conoce los retos más habituales a la hora de trabajar en otro país y consulta las siguientes recomendaciones para buscar el trabajo en el extranjero que deseas.

Cómo escribir cartas de recomendación laboral

Las cartas de recomendación laboral pueden ser tu as bajo la manga en un proceso de selección. Aportar referencias es una garantía para el futuro empleador.