Competencias de un director financiero eficaz

Actualizado el 14 de marzo de 2023

El departamento de finanzas es crucial para las corporaciones de todos los tipos, puesto que se encarga de gestionar los ingresos, gastos, presupuestos y obligaciones fiscales de la organización. Consecuentemente, las competencias de un director financiero son esenciales para garantizar un buen rendimiento empresarial, el cumplimiento cabal con el pago de impuestos y el puntual seguimiento de los activos y pasivos de la corporación.Si estás considerando impulsar tu carrera como director o directora de finanzas, este artículo es justo para ti. Detallaremos las competencias blandas con las que deberás contar para ser un director financiero sobresaliente y cómo dar los primeros pasos en el campo laboral.
Empleos relacionados en Indeed
Empleos de medio tiempo
Ver más empleos en Indeed

Las 10 competencias de un director financiero efectivo

Para empezar, describiremos las competencias blandas más buscadas por los reclutadores de las empresas líderes de nuestro país. Estas son las aptitudes más importantes, dado que, cuando las empresas desean contratar expertos en puestos clave, por lo general no se centran en lo que sabes, sino en las habilidades blandas que brindan un valor añadido y contribuyen a tener un área de finanzas más unida y colaborativa. Dichas habilidades incluyen las siguientes:

Comunicación

Las habilidades de comunicación están en gran demanda en todos los sectores, sobre todo, en puestos de alta dirección. Esto es así a pesar de que las nuevas tecnologías simplifican las comunicaciones y, por ende, la colaboración, incluso cuando los miembros de un equipo se encuentran en distintos países.Las tecnologías también presentan desventajas; por ejemplo, el lenguaje corporal, el cual transmite la gran mayoría de nuestros mensajes explícitos e implícitos, no es tan eficaz o manifiesto a través de cámaras web. Por lo tanto, los directores financieros que se comunican de manera clara y concisa, tanto de forma oral como escrita, y ya sea de manera virtual o en persona, destacan significativamente de otros postulantes.

Negociación

Como te podrás imaginar, la negociación es una de las competencias de un director financiero más importantes. Los directores financieros se responsabilizan por negociar los contratos mercantiles, los presupuestos anuales y los términos de compra de equipo o materia prima, entre otros convenios. Entonces, saber cómo luchar por obtener las mejores condiciones para la empresa sin quemar sus naves es primordial para desempeñarse de manera óptima en el ámbito de la dirección financiera.

Persuasión

Los profesionales de las finanzas deben continuamente explicar las razones por las que sus propuestas económicas son beneficiosas, cuáles podrían ser los obstáculos posibles y las medidas que tomarán o iniciativas que implementarán para anticipar dichos obstáculos o para minimizar sus efectos negativos.Si, por ejemplo, el director financiero recomienda vender una unidad empresarial, antes deberá demostrar al consejo directivo las ventajas de la transacción, incluso si algunos de los integrantes de la alta dirección estén en desacuerdo. Sin embargo, cabe destacar que las mejores habilidades de persuasión no funcionan si los argumentos no están basados en datos duros y evidencia comprobable.

Pensamiento crítico

Los ejecutivos con extraordinarias competencias de pensamiento crítico analizan objetivamente o conceptualizan las situaciones desde una postura reflexiva y consistente con las políticas de la empresa y las legislaciones relevantes. Los altos directivos esperan que los directores financieros evalúen de forma racional un escenario económico, más aún en circunstancias inciertas y volátiles como las actuales, en las que una mala decisión podría costarle a la empresa tiempo y montos de dinero considerables.

Flexibilidad

Los directores financieros que son flexibles y que, por consiguiente, se adaptan fácilmente a los constantes cambios y a situaciones de alta presión sin perder su productividad tienen una gran ventaja sobre sus pares. Esto se debe a que las responsabilidades diarias de estos especialistas giran en torno a fluctuaciones permanentes. En este sentido, cultivar una postura flexible también implica considerar los puntos de vista y los objetivos de sus subordinados y supervisores.

Resiliencia

La resiliencia se refiere a la habilidad para recuperarse tras enfrentar adversidades. Si bien esta es una competencia crucial en todos los entornos laborales, es de especial importancia para los ejecutivos en puestos de alta dirección en los que la presión es incesante. Los directores financieros que pueden lidiar con tropiezos sin perder la confianza en sí mismos pueden lograr sus objetivos más fácilmente y brindar una perspectiva muy valiosa a la organización.

Colaboración

Los directores financieros deben ser muy buenos a la hora de trabajar en equipo, ya que, en el ámbito financiero, es cada vez más común trabajar en equipos multidisciplinarios para lograr una meta en común. Por lo tanto, los expertos con una mente abierta y una gran disposición para contribuir considerablemente, dejando de lado su ego, harán que sus equipos sean más exitosos y cohesionados.

Resolución de problemas

Esta competencia conlleva identificar las causas raíz de los problemas que se presenten, ponderar las posibles soluciones de manera oportuna y tomar decisiones robustas basadas en análisis exhaustivos. Los directores financieros que se distinguen por sus competencias de resolución de problemas realmente pueden impulsar la rentabilidad de su empresa de forma significativa y se ganarán el respeto de sus colegas, incluso en situaciones complejas.

Dedicación

La dedicación implica un intenso compromiso con la excelencia. Es decir, en lugar de sentirse agobiados por los obstáculos, los financieros destacados destinan sus esfuerzos a resolverlos hasta sus últimas consecuencias. Los ingredientes de la dedicación incluyen una robusta disciplina, arduo trabajo y aceptar la postergación de la gratificación.

Empatía

Un concepto erróneo bastante común es pensar que una profesión enfocada en los datos y las cifras no requiere empatía, sino una postura distante. Sin embargo, los tomadores de las decisiones finales con frecuencia buscan la asesoría de los directores financieros para hacer frente a situaciones estresantes. Una persona empática demuestra que comprende la situación en que se encuentran los demás y se esfuerza por consolidar una relación profesional con sus colegas y supervisores con base en la confianza plena.Recomendado: Empatía en el trabajo: beneficios e importancia

Cómo empezar tu carrera de director/a financiero/a

A continuación, te compartimos algunos enlaces de universidades reconocidas; te sugerimos visitar estos y otros sitios web para obtener más información sobre su oferta académica y otros datos relevantes:Recuerda, no es suficiente mencionar a los reclutadores las competencias de un director financiero con las que cuentas, es mejor demostrar tu conjunto de atributos ofreciendo ejemplos de circunstancias que experimentaste en tus empleos anteriores y destacar los talentos que has desarrollado a lo largo de tu vida.Asimismo, toma en cuenta que los empleadores buscan a la personalidad idónea para formar parte de su equipo, no solo a un individuo que tenga conocimientos avanzados; ambos aspectos son cruciales para obtener el trabajo de tus sueños.Esperamos que esta información te sea útil para impulsar tu carrera en el fascinante mundo de las finanzas.Enlaces relacionados:Nota: Ninguna de las empresas, instituciones u organizaciones mencionadas en este artículo está afiliada a Indeed.
Compartir:
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Facebook
  • Email
¿Te resultó útil este artículo?

Artículos relacionados

Qué es CFO y cuáles son sus funciones

Explorar más artículos