Cómo encontrar empleo

Cómo escribir cartas de recomendación laboral

December 17, 2020

A la hora de buscar trabajo debemos asegurarnos de que nuestro perfil destaque frente a otros candidatos. El CV (currículum vitae) es nuestra principal herramienta, pero puede resultar insuficiente. Para el futuro empleador, tener alguna referencia del trabajador puede ser un factor decisivo. Por eso es aconsejable incluir cartas de recomendación laboral en tus postulaciones, firmadas por tus antiguos supervisores.

Por qué incluir una carta de recomendación

Para el reclutador es una garantía extra. Le permite constatar la veracidad de lo que afirma el candidato en su solicitud. Todos pedimos continuamente recomendaciones. Si vas a comprar un coche, preguntas a tus conocidos que tienen vehículos de esa marca. Si necesitas hacer un trabajo de plomería, preferirás al profesional que te haya referido alguien de confianza.

Exactamente igual sucede con las cartas de recomendación laboral. Ofrecen cierta garantía a las empresas del valor de un trabajador. Es habitual que en los formularios de solicitud de empleo se soliciten algunas referencias. Sin embargo, estas son más informales, pues generalmente el contacto se realiza a través de una breve llamada. Al ser un documento escrito, una carta de recomendación tiene mucho más rigor.

¿Qué es una carta de recomendación laboral?

Las cartas de recomendación laboral son un documento formal escrito de forma voluntaria que hace un supervisor sobre alguien que estuvo a su cargo. En consecuencia, quien la solicita no tiene injerencia alguna en su contenido. Quien la escribe es libre de expresar lo que desee.

Certifican la idoneidad de un trabajador para un determinado puesto. Deben hacer referencia a tu desempeño profesional y habilidades. Aportan información detallada y adicional sobre tu experiencia previa y suponen un voto de confianza de tu antiguo empleador.

Sin embargo, podemos orientar el enfoque para que resulte adecuada al puesto que solicitamos. No debes olvidar hacer énfasis lo siguiente:

Interés por la oferta

Por ejemplo, al momento de pedirla podríamos adjuntar la oferta de trabajo que nos interesa. La descripción del cargo y funciones dan buenas pistas sobre los aspectos que se valorarán en los candidatos.

Trayectoria profesional

Otra buena opción es anexar el CV de la persona que hace la carta de recomendación, sobre todo si ha pasado un tiempo desde que trabajaron juntos. Así podrá observar hacia dónde has dirigido tu trayectoria profesional y enfocarse en esos puntos.

Ser paciente

Un asunto a considerar es el tiempo. Debes ser respetuoso con la persona a quien le pidas la referencia. Evita imponerle plazos muy justos, pues podría interferir con sus actividades y agenda. En especial, ten en cuenta el ritmo de su actividad laboral.

Por ejemplo, para un asesor fiscal será muy difícil hacer una buena carta de recomendación en las fechas de presentación del ISR (Impuesto Sobre la Renta). En un comercio, la época de Navidad suele ser muy complicada. Por mucha buena intención y deseo de ayudarte que tenga la persona, hay momentos en los que le será casi imposible cumplir.

Para cargos de mucha responsabilidad, suelen ser un requisito de la postulación. En otros procesos de selección no son habituales, pero pueden convertirse en un punto extra favorable para la candidatura.

¿A quién puedo pedirle una carta de recomendación laboral?

Las cartas de recomendación laboral deben ser redactadas por personas que conozcan tu desempeño profesional. Por eso es recomendable que sea un antiguo supervisor o alto cargo de la empresa donde has trabajado. Que tu antiguo jefe reconozca tus contribuciones y conocimientos tendrá un impacto muy positivo en tu postulación.

Puedes pedirle a tus colaboradores y compañeros de trabajo que te recomienden. En este caso pueden hacer énfasis en tus habilidades de comunicación, liderazgo y trabajo en equipo. Los siguientes son factores a analizar para pedir una carta:

  • Debes analizar muy bien a quién le pedirás las cartas de recomendación. Asegúrate de que sean personas que puedan hablar bien de ti. Una recomendación genérica, que evidencie un trato superficial, podría ser contraproducente. Se trata de encontrar un justo equilibrio entre jerarquía y relacionamiento efectivo.
  • Otro factor a considerar es la antigüedad del contacto. Tu primer empleador podría no estar al tanto de tu crecimiento como profesional y ofrecer una visión desactualizada de tus capacidades.

Cabe destacar que en ocasiones las cartas de recomendación tienen otros fines. Cuando se aplica a una beca, una plaza de postgrado o contrato de prácticas podrían ser un requisito. En estos casos es probable que no haya existido una relación laboral formal previa. Si la necesitas para continuar tus estudios o estás buscando tu primer empleo, puedes solicitar referencias a tus profesores.

Pero recuerda que estamos hablando de experiencias profesionales. Son un documento diferente a las cartas de recomendación personales. Estas últimas pueden ser firmadas por personas ajenas al entorno laboral. Se enfocan en tus valores como persona: integridad, responsabilidad, honestidad, etc.

Cartas de recomendación laboral y constancia de trabajo

Otra distinción importante es la diferenciación entre cartas de recomendación laboral y constancias de trabajo. Aunque ambas se refieren a tu desempeño como profesional, no son iguales.

La constancia laboral es un documento que certifica que has trabajado en un determinado lugar. Por tanto, independientemente de la relación con el empleado, la empresa está obligada a otorgarla. En ella no se hace una valoración del trabajador, solo se apunta el puesto desempeñado, el periodo trabajado y la remuneración.

La finalidad de la constancia de trabajo es confirmar que existió una relación laboral. Las cartas de recomendación, como hemos visto, van más allá. Aportan información adicional sobre las cualidades positivas del trabajador.

¿Qué debe decir una carta de recomendación laboral?

Existen diferentes formatos de cartas de recomendación laboral. El diseño o la estructura pueden variar, pero deben contener al menos la siguiente información:

La relación entre el candidato y quien firma la carta

Es importante que quien redacta la carta se presente e identifique cuál ha sido la relación. Además del rol que ambos desempeñaron debe indicar cuándo se conocieron y cuánto tiempo duró la relación laboral. La carta de recomendación deja constancia de la existencia de un historial de trabajo. Asimismo, quien la firma debe tener las cualificaciones necesarias para dar una opinión sobre el referenciado.

Las cualificaciones del candidato

El objetivo de esta carta es avalar las habilidades. Conviene que hagas referencia a hechos concretos y logros profesionales. Por otra parte, puedes incluir características de personalidad o habilidades blandas destacadas. Lo ideal es que estas tengan relación con los requisitos del trabajo al que aplica.

Por último, nunca está de más explicarle por qué le has elegido para que te recomiende. Reconoce el valor de su opinión y la consideración que se merece. De esta forma, estarás también reforzando los lazos con tus contactos.

Las 4 partes de una carta de recomendación laboral

Toda carta de recomendación laboral tiene al menos cuatro secciones bien diferenciadas.

1. Identificación

¿A quién va dirigida? En el mejor de los casos, si conoces el nombre del reclutador infórmalo a la persona que te recomienda para que pueda personalizarla. De lo contrario deben dirigirla al departamento de Recursos Humanos o empresa encargada del proceso de selección. Al ser una comunicación formal deben usarse los tratamientos de cortesía que correspondan.

También debe contener los datos de la persona que la escribe. Además de su nombre es importante que mencione su puesto en la empresa donde trabaja. En el caso de una carta firmada por un profesor, debe indicar su rango, facultad y cátedra a su cargo.

El siguiente es un modelo de introducción:

“Mi nombre es Pedro López y soy profesor titular de la cátedra de Sistemas de Instalaciones, en la facultad de arquitectura de la UNAM”.

Otro ejemplo puede ser:

“Soy Verónica García, directora de Finanzas de la empresa Century 21”.

2. Marco de referencia

Una vez hecha la introducción, quien escribe la carta debe explicar en que contexto te conoció. Para ello es útil mencionar el puesto y funciones que desempeñaste cuando trabajaron juntos. Por ejemplo:

“Tuve el placer de trabajar con Ana Pérez en la empresa Century 21, cuando desempeñó el cargo de Ejecutiva de Cuentas. Como su superior inmediato doy fe de su incuestionable desempeño profesional. Fue responsable de la gestión de cuentas de los dos principales clientes de la compañía. Los resultados hablan por sí solos. La facturación de los clientes manejados por Ana se incrementó en un 17 % y la agencia recibió tres premios creativos.”

Asimismo, es conveniente hacer mención de tus habilidades personales más destacadas y relacionadas con el puesto al que te postulas:

“Ana Pérez tiene una clara vocación de servicio al cliente y destacadas habilidades para el trabajo en equipo. Es una persona muy planificada y altamente resolutiva. Estas características le permiten gestionar de manera eficiente el trabajo bajo presión con resultados excepcionales”.

3. Recomendación

El paso lógico después de reconocer tus cualidades profesionales es expresar tu apoyo a la candidatura. La mejor forma de hacerlo es resaltando los beneficios que podría obtener cualquier empresa al contratarte. No se trata de detallar cifras o datos que se desconocen, sino de manifestar su voto de confianza:

“Estoy plenamente convencido de que Ana Pérez aportará valor en cualquier reto profesional que asuma. No cabe la menor duda de que trabajará con ustedes con la misma entrega y pasión demostrada durante su estadía Century 21. Recomiendo sin ningún tipo de reservas a la licenciada Pérez para el puesto de Ejecutiva de cuentas, pues reúne con creces los conocimientos y experiencia requeridos”.

4. Cierre

La carta de recomendación debe finalizar con una invitación a contactarte en caso de necesitar cualquier información adicional. La siguiente frase es una fórmula bien aceptada:

“Quedo a su disposición para aclarar cualquier duda o ampliar la información que necesite. Puede localizarme a través del teléfono (número) o por email (dirección)”.

Relacionado

Ver más 

Todo lo que necesitas saber sobre los trabajos en el extranjero

Conoce los retos más habituales a la hora de trabajar en otro país y consulta las siguientes recomendaciones para buscar el trabajo en el extranjero que deseas.

Claves para llenar correctamente una solicitud de empleo

La solicitud de empleo es un documento conciso y estandarizado para filtrar rápidamente a los candidatos. Aprende cómo llenarla correctamente y destacarte.